Apple hará caso a Trump y moverá parte de su producción de...

Apple hará caso a Trump y moverá parte de su producción de China… pero no con destino Estados Unidos

La compañía expandirá la producción de componentes de hardware.

Compartir

Apple está explorando la posibilidad de trasladar la fabricación de entre el 15 % y el 30 % de sus componentes de hardware fuera de China. A pesar de que desde la compañía de la manzana creen que no sufrirán represalias por parte del gobierno chino con respecto al veto a Huawei en Estados Unidos, Apple tiene a un equipo planificando la expansión de la producción.

Desde Nikkei apuntan a que los principales proveedores de Apple como Foxconn, Pegatron y Wistron están evaluando las alternativas disponibles.

La guerra comercial entre China y Estados Unidos es la principal causante de esta acción. Y se espera que la polémica se intensifique a finales de este mes con la introducción de tarifas del 25 % en dispositivos como teléfonos móviles, portátiles y tablets.

Te puede interesar | El fundador de Huawei alaba a Apple: “si China toma medidas contra Apple, sería el primero en oponerme”

Apple prefiere prevenir antes que curar

fábrica de Foxconn en China

El presidente Donald Trump ha sugerido a Apple en repetidas ocasiones que la compañía debería abrirse a la idea de trasladar la manufacturación del iPhone desde China a Estados Unidos. Apple hará caso, pero no será en Estados Unidos, sino en paises del sudeste de Asia.

Un ejecutivo de un proveedor de Apple mencionaba lo siguiente a Nikkei:

“Los costes laborales y el riesgo de centralizar excesivamente su producción en un único país. Estos factores adversos no van a ir a ninguna parte… con o sin la ronda final de la tarifa de 300.000 millones de dólares.”

Mover la producción de componentes de hardware fuera de China provocará un inmenso ecosistema de logística, será un proceso muy complicado y lleno de problemas para Apple. En China la producción de hardware es muy estable, y esperemos que estos cambios no afecten a los productos finales y, consecuentemente, a nosotros los consumidores.

Vía | The Verge