La competencia se rinde frente al iPad: Google deja las tablets

La competencia se rinde frente al iPad: Google deja las tablets

La gama Pixel Slate no recibirá una revisión ni este año ni en el futuro.

Compartir

El mercado de las tablets ha perdido hoy un importante competidor. Según Computerworld, Google ha decidido salir por completo de este ante los pobres resultados logrados con su gama Pixel. En concreto, la compañía se refiere a su gama Pixel Slate, que es la única que considera como una tablet, mientras que el Pixelbook entraría dentro de la categoría de portátil. De cualquier modo, esto significa que el iPad pierde uno de sus grandes competidores.

A pesar de los fallos que podía tener el Google Pixel Slate, este formaba parte de las pocas alternativas viables que, a día de hoy, existen frente al iPad. Actualmente, Apple y Samsung son los principales vendedores de tablets a nivel global, alcanzando una cuota de mercado combinada del 41,2% según los datos proporcionados por IDC el pasado año.

En el caso de Google aún no habían logrado una cuota significativa, pero lo cierto es que la disponibilidad de sus modelos siempre ha sido limitada. Por otro lado, Chrome OS no parece haber terminado de convencer como un sistema operativo alternativo a iOS o Windows, ni siquiera a Android, que es el usado por muchos de los modelos de Samsung.

Esta decisión de los de Mountain View no solo implica que dejarán de lanzar productos de esta categoría en el futuro, sino que también han cancelado dos proyectos ya abiertos en el pasado, que corresponderían a tablets de menor tamaño que el del Pixel Slate. Así, la compañía deja atrás unos productos que no ha terminado de dominar, a pesar de que lo han intentado en repetidas ocasiones, primero con la familia Nexus y ahora con Pixel.

Te puede interesar | El Apple Watch seguirá liderando mientras que los relojes Android se conforman con China

En el caso de los usuarios de la Pixel Slate, esto no debería suponer ningún problema para ellos. A pesar de que la compañía dejará de trabajar en nuevas tablets, el soporte a las ya existentes está asegurado, por lo que no hay motivo para preocuparse. Otro tema es la competencia, donde nunca es bueno ver desaparecer a un rival de este calibre.