¿Por qué la cámara delantera de tu iPhone invierte los selfies?

¿Por qué la cámara delantera de tu iPhone invierte los selfies?

Este efecto hace que la foto sea más real y no un simple reflejo.

Compartir

La cámara delantera del iPhone ha ido ganando mucho protagonismo con el paso del tiempo, en un principio estaba destinada casi en exclusiva a las videollamadas con Face Time, sin embargo en la actual época del selfie esta cámara es cada vez más importante, en el iPhone y en cualquier otro smartphone.

Aunque quizás no te habías dado cuenta, la cámara delantera del iPhone realiza un cambio curioso a la hora de hacer un selfie. Lo que tú ves en la pantalla de tu iPhone cuando haces un selfie es lo mismo que verías si te miraras en un espejo, sin embargo no es la imagen que luego aparecerá en la app Fotos del dispositivo ya que la fotografía final estará invertida.

¿No te lo crees? Puedes probarlo tu mismo, hazte un selfie con la mano izquierda levantada, en la pantalla del iPhone parecerá que tienes levantada la mano derecha pero cuando vayas a ver la foto verás que realmente tenías la mano izquierda levantada. Esto se debe a que se ha invertido la imagen pero, ¿por qué sucede esto?

Imagen que muestra el iPhone al hacer un selfie vs imagen final “invertida”

Tus sefies son más reales si se invierten

Es posible la imagen que tienes de ti mismo sea la que refleja un espejo, a fin de cuentas es el lugar en el que más acostumbrado estás a verte, sin embargo ese no es “tu verdadero yo”. El espejo nos muestra una imagen invertida de nosotros, la misma que ves en la pantalla de tu iPhone mientras estás haciendo un selfie.

Sin embargo la imagen real, la que todos ven de nosotros, no es esa. Por ese motivo la fotografía final que nos muestra el iPhone al hacer un selfie es la que vería un espectador si se situara en ese punto, y no la que nos mostraría un espejo.

Te puede interesar | Más de 250 muertes por selfies confirmadas en los últimos años

Es posible que por este motivo hayas tenido que borrar muchas imágenes porque no te parecía favorecedoras, sin embargo lo único que pasaba es que el iPhone te estaba mostrando un rostro con el que no estás familiarizado. Nuestra cara no es perfectamente simétrica por lo que nosotros veremos determinados detalles en la imagen final a los que simplemente no estamos acostumbrados y eso hace que pensemos que no salimos bien.

Pamela Rutledge, directora del Centro de Psicología de los Medios ha hablado precisamente sobre esto en un artículo de The Atlantic, donde nos muestra que desde que somos niños tenemos la costumbre de mirarnos al espejo y esto hace que pensemos que ese es nuestro aspecto, sin embargo nuestro aspecto real es una imagen invertida a la que vemos en un espejo, nuestro aspecto real es el que vemos en la foto final después de que el iPhone la invierta.