¿Puede el nuevo Mac Pro realmente rallar queso?

¿Puede el nuevo Mac Pro realmente rallar queso?

Un youtuber se propuso hacer las pruebas necesarias para conocer si realmente es posible rallar queso con la Mac Pro.

Compartir

Mac Pro de Apple

Durante la keynote de presentación del pasado WWDC 2019 de Apple, la compañía desveló su nuevo Mac Pro. Esta revolucionaria estación de trabajo fue rediseñada para que los desarrolladores y profesionales puedan llevar sus experiencias al límite, debido a que sus especificaciones son increíbles.

No obstante, uno de los detalles que llamaron la atención de los asistentes fue el diseño particular de la nueva Mac Pro, similar a un rallador de queso. Su carcasa de aluminio cuenta con unos agujeros en la parte delantera y trasera para favorecer la ventilación, pero que fue motivo de burlas por su semejanza con el rallador.

Ahora, el youtuber Winston Moy se ha propuesto resolver esta inquietud, diseñando una pieza similar a la carcasa, con el fin de averiguar si realmente es capaz de rallar queso. El resultado, a continuación.

El nuevo Mac Pro de Apple es capaz de rallar queso, pero no tan bien

El nuevo Mac Pro de Apple es superpotente: incluye procesadores Xeon propios de una estación de trabajo con hasta 28 núcleos, un sistema de memoria de alto rendimiento con la friolera de 1,5 TB de capacidad, ocho ranuras PCIe de ampliación y una arquitectura gráfica dotada de la tarjeta gráfica más potente del mundo.

Pero también un diseño muy particular y funcional: un marco de acero inoxidable espacial que incorpora una carcasa de aluminio que se puede quitar para acceder a todo el sistema sin obstáculos.

Mac Pro de Apple

El marco facilita la modularidad y la flexibilidad, e incluye unas asas que permiten desplazar el equipo de un lugar a otro, tal y como lo destaca la propia compañía. Además, la carcasa también presenta una estructura de rejilla para optimizar la refrigeración y minimizar el ruido.

Pero este diseño ha provocado que todos comparen su estructura de rejilla con un rallador de queso y hasta la propia IKEA se ha encargado de trollear y bromear al respecto.

Sin embargo, tal y como lo destaca Gizmodo, Winston Moy ha ido más allá: decidió construir una estructura similar al Mac Pro para probar la hipótesis del rallador. Y, después de varios intentos, pudo probarlo: la estructura de rejilla no es la mejor indicada para rallar queso.

Es por eso que Moy se inclinó por terminar utilizando su pieza como soporte para el jabón de baño, algo que seguramente no haríamos con una estación de trabajo que podría costar unos 52.000 dólares.