¿Debería hacer Apple lo mismo que Google y confirmar el diseño del...

¿Debería hacer Apple lo mismo que Google y confirmar el diseño del iPhone XI?

¿Valdría la pena que Apple desvelara el diseño del iPhone antes de la presentación oficial?

Compartir

En pleno año 2019, atrás quedaron aquellas keynote en las que Steve Jobs dejaba al gran público boquiabierto cuando presentaba el iPhone 3 o el iPhone 4. Un diseño totalmente revolucionario, una nueva forma de entender el mundo, de hacer las cosas…Un software capaz de aglutinar a varios de nuestros dispositivos del día a día (una calculadora, una cámara de fotos, un bloc de notas…) en uno solo. Sin duda toda una revolución que teníamos que asimilar en apenas dos horas que duraban esas magníficas presentaciones de la firma de la manzana.

Hoy todo esto parece más que una ficción, y es que, desde que un empleado de Apple se dejara olvidado en la barra de un bar un iPhone 4 y comenzaran las filtraciones, la prensa especializada se esfuerza en bombardearnos casi a diario con los nuevos diseños y las nuevas características que están por venir durante el año.

No está de más apuntar que esto ya forma parte de la información que estamos acostumbrados a consumir y seguramente ya no entenderíamos que fuera de otra forma. Sin ir más lejos, hace unas semanas veíamos cómo Google daba carpetazo a los rumores sobre el diseño del próximo Pixel 4, confirmando ellos mismos el diseño del dispositivo a través de su cuenta de Twitter.

En un primer momento muchos no entendieron esta decisión, pero poco a poco estamos viendo que quizá este comportamiento forme parte de una estrategia más que elaborada. Ya no tenemos hype por el diseño, eso es cierto, pero la expectación sobre las capacidades del próximo terminal de la empresa del gran buscador no deja de crecer.

¿Debería hacer Apple lo mismo que Google?

Así que ahora nos surge la gran pregunta, ¿debería hacer lo mismo Apple? Por suerte o por desgracia, ya sabemos desde hace bastantes meses cómo será la parte trasera del próximo iPhone XI, por no hablar de su parte delantera, que presumiblemente será idéntica a la del iPhone X. Las únicas dudas que nos quedan es si habrá más o menos colores disponibles, o qué capacidad de memoria o batería tendrán estos nuevos iPhone. Cuestiones de mucha menos importancia que las que podíamos esperar con aquellos lanzamientos pasados.

Por este motivo, quizá los de Silicon Valley deberían plantearse cambiar su estrategia y comenzar a hablar más de todo lo que será capaz de hacer su nuevo dispositivo y no tanto de cómo será.

A nadie se le escapa que uno de los valores añadidos de Apple es su software y su ecosistema, ¿por qué no volcar su estrategia en este sentido y olvidarse del hardware? O quizá debamos plantearnos otra pregunta: ¿cuánto más puede evolucionar el hardware de los dispositivos en los próximos años? Parece ser que más allá de las pantallas flexibles o de las cámaras retráctiles, no nos quedan muchas más novedades por ver a corto plazo.

Te puede interesar: Así encajan las fundas del iPhone XI en los iPhone XS