Desarrollador de aplicaciones multimedia, una profesión muy demandada

Desarrollador de aplicaciones multimedia, una profesión muy demandada

Compartir
desarrollador de apps

El sector de la tecnología de la información y las telecomunicaciones está en continuo crecimiento, vivimos en la era de la tecnología y esto consigue que se vayan creando nuevas oportunidades de trabajo o perfiles de empleabilidad.

Entre los perfiles tecnológicos más demandados en la actualidad, lo que convierte a esa ocupación en una profesión con mucho futuro. Conscientes de ello, en el IMF Business School programan el máster de desarrollo de aplicaciones multiplataforma en Madrid, con programación web y multiplataforma, porque como todos sabemos, el acceso a la red ya no es mayoritario desde ordenadores de mesa.

En el ámbito empresarial, la demanda de profesionales con perfiles de este tipo, desarrolladores web y de aplicaciones, ha crecido de manera relevante en los últimos años. Por lo general, para convertirse en desarrollador de aplicaciones lo habitual es llegar desde la informática o la ingeniería, si bien hay muchas personas autodidactas que van haciéndose camino de manera independiente.

En cualquier caso, existen razones más que de sobra para formarse en esta disciplina. La primera de ellas es que estudiar desarrollo de aplicaciones es una forma de dominar la que ya es una de las profesiones del presente y del futuro. Los perfiles profesionales tecnológicos se encuentran entre los más demandados, por la imperiosa necesidad de las empresas de adaptarse a los retos de la era digital. Dirigir la orientación laboral hacia estas profesiones es una garantía casi real de empleabilidad a corto y medio plazo de manera estable.

Un segundo aspecto añadido es el que comentamos anteriormente, esta profesión, como otras novedosas del área de la tecnología, se cubre con perfiles muy diversos, que proceden de diferentes formaciones y experiencias, ya sea por formación autodidacta o porque han realizado algún estudio superior como el que ofrece IMF Business School para ampliar conocimientos.

desarrollador

En este sentido, no es nada extraño que se reúnan en una misma aula perfiles procedentes de la informática, la ingeniería, el marketing, el mundo de los negocios o incluso las ciencias más experimentales. En el caso de orientar esta profesión a futuro, en el medio y largo plazo, lo más recomendable es optar por formación profesional o carrera universitaria con la que orientarse a este campo.

En especial hay que señalar la formación profesional, ya que cada vez son más las empresas que demandan profesionales especializados en conocimientos prácticos más que teóricos, que hayan tenido durante su formación un contacto más directo con el mundo de las empresas y los oficios, algo que se consigue más con la formación profesional que con el paso por la universidad, que por otra parte, siempre es recomendable.

La presencia constante de las pantallas en nuestro día a día

Cuando hace unos años aparecieron los smartphones y posteriormente el resto de dispositivos móviles, especialmente las tabletas pero también otros como smartwatches o pulseras inteligentes, los responsables de diseñar las aplicaciones móviles y los videojuegos eran desarrolladores web, es decir, profesionales llegados desde el mundo de la informática que se especializaban en esa tarea.

En la actualidad, el acceso a la red se ha extendido tanto que un desarrollador de aplicaciones multimedia debe ir más allá, de modo que el espacio web ocupa solo una parte de su trabajo, que en definitiva se trata de desarrollar diversos productos, desde aplicaciones móviles para diferentes soportes hasta el diseño de videojuegos, pasando obviamente por la creación de webs.

beta tester de apps

Se plantea por tanto como necesario en todas estas actividades formativas darle la relevancia necesaria a los lenguajes de programación, algo que va a aumentar el valor diferencial en el entorno laboral, haciendo así más competitivos aquellos perfiles que dominan todo lo relacionado con la programación.

Finalmente, lo más interesante de la formación en esta disciplina es que el acceso al mercado de trabajo se facilita enormemente. La especialización tecnológica es uno de los atributos más demandados por parte de las empresas en su selección de personal. El Big Data, el CRM, la inteligencia artificial y el desarrollo de productos son algunas de estas capacidades más perseguidas.

Como todavía se trata de una forma de conocimiento que está creciendo, en internet hay suficiente material para iniciarse un camino autodidacta, aunque herramientas formativas como la que propone IMF Business School resultan inmejorables para adquirir capacidades en esta materia.