20 años del iBook, una keynote que demostró que Steve Jobs era...

20 años del iBook, una keynote que demostró que Steve Jobs era un auténtico showman

Steve Jobs era único y lo demostró en la keynote del iBook en 1999.

Compartir

Steve Jobs con iBook

Se van a cumplir 20 años de la presentación del iBook, el llamado “iMac para llevar” que Steve Jobs presentó el 25 de julio de 1999. Este dispositivo se lanzó tras el éxito del primer iMac y contaba con una estética muy parecida, en la que los colores destacaban por encima de todo, y el mismo procesador, el PowerPC G3.

Pero el iBook fue mucho más que un ordenador portátil destinado al gran público, además de incluir puertos como el USB, un Módem, Ethernet y unidad de CDROM el iBook fue el primer portátil general en incluir red inalámbrica de serie, es decir, lo que ahora conocemos como conexión Wi-Fi. Steve Jobs no pudo resistirse y la presentación de esta nueva función se considera una de las más divertidas de la historia.

iBook 1999

Steve Jobs, un iBook, conexión Wi-Fi y un hula-hoop

Hay que viajar 20 años atrás en el tiempo y comprender lo que eran las conexiones en 1999, practicante la gran mayoría de hogares acababa de descubrir internet y las conexiones inalámbricas parecían algo del futuro. Sin embargo en Apple supieron ver el futuro antes que nadie y su iBook contó por primera vez en un dispositivo de este tipo con conexión inalámbrica.

Para demostrarlo, Steve Jobs llamó al cámara para que lo retransmitiera en directo. Con el iBook sobre la mesa entró en la web de Apple para que todos comprobaran la conexión inalámbrica, pero al momento cogió el dispositivo en el aire para que todos comprobaran que, efectivamente funcionaba de forma inalámbrica y sin cables. Además, para demostrar el showman que llevaba dentro, cogió un hula-hoop y lo pasó al rededor del iBook para demostrar que no había ningún tipo de trampa.

Sin duda fue una presentación para el recuerdo y una anécdota más que demuestra que Steve Jobs era un personaje diferente al resto. Steve era un hombre único sobre el escenario, un lugar en el que no le importaba hacer bromas como la del la presentación del iPhone original, aunque una vez se bajaba era probablemente el jefe más exigente del mundo.