Por qué el Apple Watch Series 4 es, personalmente, el reloj definitivo

Por qué el Apple Watch Series 4 es, personalmente, el reloj definitivo

Un breve repaso de todo lo que me gusta, y de lo que no, del Apple Watch.

Compartir

A pesar de ser cliente fijo de Apple desde el año 2008, momento en el que me hice con mi primer iPhone, me he hecho con mi primer Apple Watch hace muy poco. No es que no tuviese ganas de tenerlo, sino que ahora se han dado las condiciones ideales para poder adquirirlo, tras muchas dudas entre el Series 3 y el 4, que es el que he adquirido.

Tras algunas semanas de uso, mis sensaciones no pueden ser mejores, porque me maravilla la cantidad de cosas que se pueden realizar con él. Al ser un dispositivo con conectividad celular, hay muchísimas ventajas que para mí son imprescindibles, al menos ahora. En este artículo repasaré los puntos por los que pienso que este reloj es una verdadera pasada.

Apple Watch Series 4

Te puede interesar | El Apple Watch podría haber salvado otra vida detectando un problema de corazón

¿Por qué el Apple Watch es el reloj inteligente definitivo?

En primer lugar, decir que venía de un reloj bastante distinto, pero que son embargo era otra pequeña joya, el Garmin Fenix 3, ya que me gusta realizar mis carreras de vez en cuando. Me ha dado muchos años de buen servicio, pero a decir verdad, no lo echo de menos. ¿Por qué?

Funcionalidad

Tener el Apple Watch es poseer una extensión del iPhone en tu muñeca. Todas las notificaciones están ahí, puedo hacer casi de todo, además de consultar la hora. Pagar con la tarjeta que tengo en mi Wallet es una auténtica maravilla, sin tener que sacar el teléfono o la cartera para ello. Siri funciona muy bien, y el reloj se escucha muy alto y claro.

Conectividad celular, ¡qué gran idea!

Se acabó el miedo a salir de casa sin el iPhone. Momentos tontos en los que lo echas de menos, como cuando salgo a correr, por si tengo algún accidente, o cuando bajas al súper. Estás localizable en cualquier momento y eso aporta un plus de tranquilidad enorme, sobre todo para los que tenemos hijos.

Su diseño

Acostumbrado al tamaño y peso del Fénix 3, el Apple Watch es una pluma. Sin embargo, las prestaciones son enormes. Parece mentira que los de Cupertino hayan conseguido meter tanto en tan poco. A decir verdad, ya no llevas un reloj, sino un iPhone, la cartera, un GPS, y un monitor de actividad, por decir algo. Creo que el diseño del Apple Watch es el que esperaba de ellos, un gran acierto la posibilidad de cambiar de correas y elegirlas a tu gusto.

¡Ponte en marcha!

Cierto es que puedes ponerte en forma sin necesidad de Apple Watch ni nada. Pero ese “Pepito Grillo” que te recuerda que has de levantarte del ordenador y estirar las piernas, que te queda poco para cerrar los anillos, que te anima cuando no has cumplido los objetivos. Creo que ahora soy un poco mas activo gracias al Apple Watch.

anillos apple watch

Vigila tu corazón

Efectivamente, la función ECG del nuevo Apple Watch me parece una maravilla, como ya se ha demostrado en alguna ocasión. Poder hacerte un chequeo, que toma solo 30 segundos, o vigilar tu pulso cardiaco es algo indispensable para gente como yo, que ya no cumplimos los 45. Considero estas opciones un acierto, Tim Cook no mentía cuando anunciaba que la salud era una de las prioridades de los desarrolladores de este reloj.

Apple Watch

Pero claro, no todo van a ser bondades. Me llama la atención lo poco que dura la batería, que he de cargar cada día y medio. Acostumbrado a las 2-3 semanas del Fénix, me parece algo corta su duración, aunque bien es cierto que para todo lo que hace, no se le puede pedir más.

Otro aspecto negativo por decir algo, es el tiempo que tarda en cargarse. Me da la impresión que es algo lento en este sentido, a a pesar de hacerlo con el cargador original, pero ya se sabe, ponerlo en Modo Aviçon mientras se carga reduce significativamente el tiempo. ¿Vendrá en la nueva serie una batería mas capaz y rápida?

¿Recomiendo su compra? Totalmente, estoy muy ilusionado con las prestaciones de este gadget y a decir verdad, no sé si habría vuelta atrás. Es decir, puede que me pase lo mimo que con el iPhone o el MacBook, que una vez que los probé ya no hubo manera de intentar otra cosa. El tiempo lo dirá.