Instagram permitía a terceros rastrear las ubicaciones y guardar las historias de...

Instagram permitía a terceros rastrear las ubicaciones y guardar las historias de sus usuarios

Tu privacidad está en riesgo.

Compartir

instagran

¿Imaginas que todas tus publicaciones, todas tus historias de Instagram y todas las ubicaciones en las que has estado estuvieran al alcance de cualquiera? Eso estaba ocurriendo. Parece que la startup Hyp3r estaba violando las normas de privacidad de la red social de fotografía.

Aunque Instagram ha baneado por fin a esta startup, Hyp3r ha recopilado una inmensa cantidad de información sobre los usuarios. Se aprovecharon de una combinación de errores de configuración para “construir perfiles detallados sobre los intereses y los movimientos” de los usuarios de Instagram. Da miedo, ¿verdad?

Desde Hyp3r se describen a sí mismos como una plataforma de marketing basada en la localización. ¿Sí, pues adivináis qué? Ya no podréis seguir recopilando datos privados de las personas porque se os ha prohibido de por vida en Instagram. ¡Ya está bien!

Te puede interesar | Instagram te permitirá evitar a los acosadores sin que se enteren

Tras el escándalo de Facebook, no aprenden

Desde Facebook no parecen haber aprendido la lección. El único peligro que acechan a sus redes sociales es poner en riesgo la privacidad de sus usuarios. Y servicios de terceros como Hyp3r han logrado extraer información de publicaciones con la localización etiquetada.

Y tras recopilar esta serie de datos, permitía a sus clientes mostrar publicidad basándose en dicha información.

“Hyp3r es una compañía de marketing que rastrea publicaciones en las redes sociales etiquetadas con localizaciones en el mundo real. Permite a los clientes interaccionar directamente con estas publicaciones a través de sus herramientas.”

Tal y como nos cuentan desde la web de 9to5mac, Hyper utilizó un software de reconocimiento de imágenes en las publicaciones de los usuarios para analizar qué incluían las imágenes. Si esto ya daba miedo de por sí, ahora es sencillamente terrorífico pensar que cualquiera tiene la posibilidad de conocer este tipo de información. Por suerte, el problema ya está solucionado. Pero el daño ya está hecho.