Así se atrapa al vuelo un iPhone X a 130 km/h en...

Así se atrapa al vuelo un iPhone X a 130 km/h en una montaña rusa de Port Aventura

Las imágenes del vídeo son espectaculares.

Compartir

Samuel Kempf es un deportista neozelandés que se encontraba en España después de disputar una competición de faustball. Un deporte que tiene su origen en la Antigua Roma y que es similar al volleyball, pero con pequeñas diferencias como que está permitido que el balón pueda botar sobre el césped.

Pues bien, resulta que Samuel Kempf estaba disfrutando de unas merecidas vacaciones “relajándose” en las alocadas atracciones de Port Aventura cuando sucedió un pequeño milagro… Logró rescatar el iPhone de otro joven al vuelo mientras ambos estaban en una montaña rusa.

Y lo mejor de todo es que este pequeño milagro está grabado en vídeo.

Te puede interesar | Así es como una de las funciones de localización del iPhone ha salvado la vida a una joven que sufrió un accidente de tráfico

Así salvó el iPhone X de otro

En las imágenes del vídeo podrás comprobar como Samuel Kempf avista el iPhone X mientras cae y en milésimas de segundo reacciona para alargar su brazo por delante de la cabeza de su acompañante y cazar al vuelo el iPhone X. Pero será mejor que lo descubras por sus propias palabras:

“Estaba en el shambhala de Port Aventura en España cuando vi que a una persona unas pocas filas delante de mí se le caía su iPhone X. En resumen, lo cacé. Esta montaña rusa se mueve a más de 130 km/h… fue una de las más altas y rápidas de Europa… solo superada recientemente.”

Puedes verlo sobre el segundo 0:24 del vídeo:

Te puede interesar | Este astronauta dio un espectacular concierto de música con su iPad desde el espacio

Como verás en el vídeo, Samuel Kempf tenía las manos levantadas mientras disfrutaba de la montaña rusa en el momento en el que el iPhone X sale volando por los aires. No sabemos si esto ayudó a que su cerebro reaccionara ante la posibilidad de coger el teléfono, lo que sí que sabemos es que seguramente sus reflejos como jugador de faustball sí ayudaron.

Por supuesto, devolvió el teléfono a su legítimo dueño, que se mostró agradecido:

“Estaba súper sorprendido y feliz al mismo tiempo. Me dio un gran abrazo y me dijo que iba a comprar el vídeo de la montaña rusa para mí.”