El móvil plegable de Samsung sigue dando problemas a pesar de haber...

El móvil plegable de Samsung sigue dando problemas a pesar de haber sido “renovado”

Compartir
Samsung Galaxy Fold sigue teniendo defectos

El mercado de los terminables plegables es todavía muy escaso, hasta el punto de que se pueden contar con los dedos de una mano las diversas opciones presentes en el mercado. Aun así, todo parece indicar que esta será la tendencia del mercado.

Samsung, la empresa más destacada que está apostando por esta innovación, no parece dar con la clave. Si hace unos meses vimos cómo el proyecto tuvo que posponerse por haber una serie de fallos, ahora parecía que todo habría quedado solucionado. El problema es que, al parecer, siguen apareciendo una serie de contratiempos.

La pantalla, según se puede leer en el portal Tech Crunch, está relacionado con una una de las unidades que la empresa ha cedido a uno de los empleados. Tras 2 días de uso, el usuario ha visto cómo ha aparecido una sospechosa mancha en mitad de la pantalla. A continuación podrás ver cómo esta está representada por toda una serie de colores.

El Samsung Galaxy Fold cuenta con algún que otro defecto

Este problema habría aparecido por haber presionado la pantalla con una fuerza superior a la recomendada por la compañía. De hecho, Samsung ya mostró en su día que este terminal debe tratarse de forma cuidadosa porque cuenta con materiales un tanto sensibles. Esto podría ser, insistimos, la principal causa que habría provocado esta especie de burbuja coloreada.

Esto abre un nuevo debate al respecto. ¿y si la tecnología smartphone se posiciona con una innovación que no tiene cabida en el futuro? De confirmarse las dificultades técnicas de este producto, no sería de extrañar que Samsung tuviese que volver a echar para atrás fechas de lanzamiento y promoción con el objetivo de seguir buscando alternativas más fiables.

Al fin y al cabo, estamos ante una opción que tendrá un precio situado entre las opciones más caras del mercado. Se espera que su precio sea holgadamente superior a los 1.000 euros, por lo que se debe asegurar su fiabilidad.