El embalaje de la Apple Card esconde mucha tecnología en su interior

El embalaje de la Apple Card esconde mucha tecnología en su interior

Compartir
Apple Card tarjeta

Apple anunció hace un tiempo la llegada de un producto que podría marcar una nueva etapa en el seno de la compañía. La disposición de efectivo en las cuentas de la empresa hace que, con el paso del tiempo, cobre una mayor fuerza la posibilidad de transformarse para ser, además, una firma dedicada al mercado financiero.

Este movimiento podría haber comenzado con la llegada de la Apple Card, una tarjeta para realizar pagos un tanto especial. A diferencia del resto de alternativas del mercado, esta opción no dispone de una serie de números correspondientes a la propia cuenta bancaria. Esto es lo que proporciona una mayor seguridad al titular.

Sin embargo, lo más curioso es que, con cada transacción, se genera internamente una nueva sección de números para mejorar la seguridad. Además, está fabricada en titanio, por lo que es una alternativa más duradera que las clásicas versiones convencionales, es decir, las producidas en plástico.

The TRUE unboxing of Apple Card from r/AppleCard

La principal peculiaridad de esta tecnología es su capacidad para ser vinculada a nuestro terminal. Bastaría con aproximar el mismo a la base del embalaje para poder crear el vínculo entre ambas opciones. Para ello, es fundamental conservar el cartón que rodea a la tarjeta cuando todavía no se ha extraído, ya que ahí se encuentra el chip.

En las imágenes anteriores puedes observar con mayor detenimiento en qué consiste lo que hay bajo el propio cartón. Esta tarjeta, la Apple Card, está creada para ser un elemento esencial en la transición que se espera que se produzca a lo largo de los próximos años en relación con el pago con el móvil.

No obstante, habrá que esperar un tiempo todavía para que este producto llegue a todos los mercados. Su estandarización, más ahora con la llegada del iPhone 11, no es una de las principales preocupaciones de la marca.