Un iPhone estuvo un año bajo el mar y se convirtió en...

Un iPhone estuvo un año bajo el mar y se convirtió en un perfecto hogar para los percebes

El dispositivo se encontraba a 12 metros de profundidad.

Compartir

percebes

A lo largo de estos últimos años, especialmente tras la llegada de la resistencia al agua al iPhone, hemos visto circular por la red todo tipo de rocambolescas historias sobre el smartphone de Apple.

Sin ir más lejos, hace poco más de una semana descubríamos la estrambótica odisea de un iPhone 6s Plus que sufrió una caída desde una avioneta y después de pasar un año bajo temperaturas extremas seguía funcionando.

Hoy, atenderemos a una historia similar. Resulta que un iPhone cayó al mar y permaneció en el fondo del Océano Atlántico durante más de un año. ¿Lo más sorprendente de todo? Todavía funcio… no, perdón, es la costumbre. Está totalmente reventado por dentro.

Pero… se convirtió en el hogar de unos percebes. Curioso, ¿verdad?

Te puede interesar | Se le cae el iPhone al mar y una ballena beluga lo recupera y se lo devuelve

La gran aventura del iPhone de Carmen Miranda

Desde la NBC-2 apuntan que fue el submarinista Marshal Sklar quien lo encontró en la Playa Pompano, al norte de Fort Lauderdale, una ciudad conocida como la Venecia de América, situada en el estado de Florida.

El iPhone se encontraba a 12 metros de profundidad y permaneció durante más de un año bajo el mar. Pertenecía a Carmen Miranda, una mujer que lo perdió accidentalmente cuando se le resbaló de las manos. El teléfono fue encontrado a más de 30 km de distancia de donde se cayó, esto probablemente se deba al paso del huracán Dorian.

“Tuvo un año y medio para enterrarse en la arena, y de algún modo acabó justo enfrente de mis narices.”

El submarinista logró contactar con la legítima dueña y se lo entregó. Ahora, Carmen Miranda posee un iPhone cubierto de percebes, algo bastante guay que enseñar a sus amigos/as y a sus familiares. No, no funciona, pero… como tema de conversación es bastante potente.