Google podría tener que pagar 900 dólares a muchos usuarios de iPhone...

Google podría tener que pagar 900 dólares a muchos usuarios de iPhone por espiarles de forma ilegal

Si vives en Reino Unido quizás puedas obtener una buena cantidad como compensación.

Compartir

google en phone

Hace tiempo se inició una demanda colectiva en el Reino Unido contra Google y la resolución del caso no va a gustar a la compañía americana. Ahora se han dado los pasos necesarios para que la demanda colectiva pueda tener lugar, lo que quiere decir que tendremos juicio muy pronto, un juicio que podría suponer una multa de 3.200 millones de libras.

Según la denuncia aproximadamente 4 millones de usuarios de iPhone en Reino Unido se vieron afectados por el espionaje de Google. La compañía americana supuestamente recopiló datos confidenciales de millones de usuarios de iPhone y el juicio ahora puede continuar después del fallo del Tribunal de Apelaciones.

750 libras a cada usuarios afectado

Según ha informado el periódico The Sun, los jueces superiores concluyeron el miércoles pasado que el defensor del consumidor Richard Lloyd puede iniciar acciones legales contra el gigante tecnológico con sede en Estados Unidos, anulando una decisión judicial previa.

“El juicio de hoy envía un mensaje muy claro a Google y a otras grandes empresas tecnológicas: no están por encima de la ley”

google

Te puede interesar | El malware sigue afectando a Android: 172 apps dañinas descubiertas solo en septiembre

En el juicio se pedirá una compensación de 3.200 millones de libras, casi 3.600 millones de euros para los 4 millones de afectados.

Se puede responsabilizar a Google en este país por el uso indebido de los datos personales de los usuarios y grupos de consumidores juntos pueden pedir reparación a los tribunales cuando las empresas se benefician ilegalmente de las violaciones ‘repetidas y generalizadas’ de nuestros derechos de protección de datos“.

En la demanda se alega que Google omitió la configuración de privacidad en los iPhone entre agosto de 2011 y febrero de 2012 y usó los datos para dividir a las personas en categorías para anunciantes. Lloyd afirma que la “información generada por el navegador” recopilada por Google incluía origen racial o étnico, salud física y mental, afiliaciones u opiniones políticas, sexualidad e intereses sexuales, clase social, información sobre la situación financiera, los hábitos de compra y su ubicación geográfica.

Esta solicitud fue en principio rechazada por el Tribunal Superior en octubre de 2018, sin embargo esta apelación da vía libre y veremos que terminan determinando los jueces en su momento.