Apple y el resto de tecnológicas pagarán impuestos en cada país de...

Apple y el resto de tecnológicas pagarán impuestos en cada país de la Unión Europea en el que operen

Se acabó lo de declarar beneficios solo en Irlanda.

Compartir

Apple store

Durante mucho tiempo se ha acusado a Apple y otras compañías tecnológicas de no pagar los impuestos que deben en cada país de la Unión Europea. Las leyes europeas permiten declarar los beneficios en países diferentes a donde se obtienen y la mayoría de empresas utilizan a Irlanda para ello, ya que es el país en el que menos tienen que pagar.

Sin embargo esto podría terminar muy pronto ya que parece que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ya tiene elaborado este nuevo plan que comenzará a aplicarse en los próximos años. Esto hará que los gigantes tecnológicos tengan que replantearse al completo su actual forma de declarar beneficios teniendo que pagar impuestos en el país en el que vendan sus productos y servicios.

Adiós al paraíso de Irlanda

Durante muchos meses se lleva hablando de la “Tasa Google”, un impuesto a las grandes tecnológicas para intentar paliar el abuso de la norma europea que, a grosso modo, te permite declarar todos tus beneficios en un único país. Esta nueva norma de la OCDE obligará a pagar los impuestos sobre los beneficios obtenidos en cada país en el propio país, por lo que la “Tasa Google” dejaría de tener sentido.

Según ha informado Reuters, los países de la OCDE consideran que estos cambios son esenciales y entendían que había una necesidad de una reforma fiscal.

Los gigantes tecnológicos han llevado al límite las normas impositivas actuales, ya que dichas empresas pueden legalmente reservar ganancias y estacionar activos como marcas y patentes en países con bajos impuestos como Irlanda, independientemente de dónde se encuentren sus clientes“.

europa

Además está planeado que para garantizar la igualdad de condiciones, todos los signatarios del acuerdo aplicarán una fórmula impositiva estándar, basada en un porcentaje de las ganancias de las ventas locales de cada compañía en el país. Por último, para evitar la “ingeniería financiera” se generará un proceso separado con tasas mínimas de impuestos que las empresas que deberán pagar si tienen cierto tamaño, independientemente de las ganancias o pérdidas que afirmen haber tenido en cada país.

Esto significa que Apple, por ejemplo, ya no podrá canalizar las ganancias de todas las Apple Store europeas a través de Irlanda evitando pagar impuestos en los países donde los productos se venden realmente. Algo que desde luego tiene bastante lógica y que al fin parece que Europa va a reformar. No sabemos si esto afectará a los precios a largo plazo, lo que sí está claro es que afectará a todas las grandes compañías por igual, independientemente de que se llamen, Apple, Google o Huawei.