¿Te comprarías esta funda de iPhone de piel humana sintética?

    ¡Es de piel y reacciona a toques y pellizcos!

    Encontrar accesorios curiosos para los iPhone no es una tarea difícil, incluso hay empresas cuyo objetivo parece ser este. Uno de los más recientes estuvo a cargo del estudiante de ingenieria del Telecom París, Marc Teyssier, quien ha creado una funda para iPhone hecha en piel sintética.

    Gracias a su interfaz Skin-On integrada por circuitos sensoriales, esta funda para iPhone puede reaccionar a gestos de entrada; visual y táctiles, de detección y cinestésicos. Externamente es muy similar a la piel humana, pero está elaborada con silicona, disponible en varios tonos.

    Te recomendamos | Las mejores fundas para los iPhone 11 y 11 Pro

    ¿Cómo cambia una funda de piel humana la interacción con el iPhone?

    De acuerdo con su creador, la Skin-On podría modificar la interacción con el iPhone. Así, los usuarios podrían usar sus aplicaciones tocando la piel, subir el volumen pellizcando la parte superior del móvil, usar el dedo como un joystick en un panel táctil y tener una mejor detección de agarre en el móvil, entre otras.

    En su sitio web, Teyssier describe el ciclo de vida de Skin-On. Para darle el mayor realismo posible, recreó la epidermis, la dermis y la hipodermis, como las capas indispensables en la piel humana, que hacen posible recibir y responder a los estímulos.

    Aunque evidentemente lo más curioso de esta funda es la apariencia, su creador Marc Teyssier, justifica muy bien esta elección. Según sus declaraciones este podría ser un primer acercamiento para usar piel sintética en robots o prótesis.

    El diseño de máscaras artificiales para robots generalmente se enfoca en reproducir la agudeza táctil y la capacidad de detección, nuestro diseño nos permite realizar gestos expresivos como pellizcar mientras tenemos una detección táctil robusta. La textura impacta la percepción táctil y hace que la interfaz sea más humana y realista.

    Por ahora, esta funda de piel sintética es un prototipo. Y su creador sigue mejorando algunas características como la pigmentación.