Apple y Samsung son demandadas en Estados Unidos por la radiación que emiten algunos de sus teléfonos

    En algunos casos la radiación es superior en un 500%

    iPhone y galaxy

    Una firma de abogados estadounidense llamada FeganScott ha demandado a Apple y a Samsung por la radiación que emiten algunos de sus smartphones según informa Business Wire. Se basan en un estudio realizado de forma independiente por un laboratorio de la Federal Communications Commission de los Estados Unidos.

    Según los datos mostrados por este estudio independiente, algunos smartphones de Apple y Samsung superan los límites de radiación máximos establecidos por las autoridades del país, algo que podría poner en riesgo la salud de los consumidores.

    Los iPhone y los Galaxy podrían ser perjudiciales para la salud

    Beth Fegan es uno de los máximos responsables de FeganScott, y asegura que las grandes compañías han contribuido al cambio de muchos de nuestros hábitos diarios y por eso apela a la responsabilidad de los fabricantes.

    «Los teléfonos inteligentes de Apple y Samsung han cambiado la forma en que vivimos. Adultos, adolescentes y niños se despiertan para revisar su correo electrónico o jugar y hacer ejercicios del trabajo o la escuela en sus smartphones. Llevan estos dispositivos en sus bolsillos durante todo el día y literalmente se duermen con ellos en sus camas«.

    iPhone y galaxy

    Te puede interesar | Samsung ha tardado un mes en copiar una de las novedades de los iPhone 11

    El estudio pretende demostrar que pasar demasiado tiempo pegados a nuestro smartphone, algo que la mayoría hacemos cada día al llevarlo en el bolsillo, puede ser muy perjudicial. Por ese motivo ha realizado las pruebas teniendo en cuenta los hábitos de la mayoría de consumidores y ha utilizado algunos de los smartphones más populares de Apple y Samsung como el iPhone 7 Plus, el iPhone 8, el iPhone XR, el Galaxy S8, el Galaxy S9 y el Galaxy S10.

    El estudio concluye que la radiación de estos dispositivos excede los límites permitidos por las leyes federales, en algunos casos hasta en un 500%. Por ese motivo FeganScott pide a los fabricantes que paguen los problemas médicos que hayan podido ocasionar. Sin embargo, hay que tener en cuenta que no está demostrado que las radiaciones que emiten los smartphones tengan algún efecto nocivo en el organismo, por lo que no está muy claro que esta demanda vaya a tener mucho recorrido.