Empleados de Foxconn robaban y utilizaban piezas defectuosas para montar y vender iPhone

    Una historia que Apple ya está investigando.

    iPhone reciclar piezas Apple y Foxconn, uno de los ensambladores de iPhone más importantes, están investigando a varios empleados que utilizaban piezas defectuosas de iPhone que se desechaban en las fábricas para montar iPhones y venderlos en el mercado negro.

    Esta gran estafa habría generado unos 43 millones de dólares durante un período de tres años según ha informado el medio local Taiwan News.

    Conseguían piezas defectuosas y fabricaban iPhone

    No está del todo claro cómo estaba organizada esta estafa, pero según el informe del periódico todo parte de un empresario taiwanés que trabajaba con un grupo de empleados de Foxconn que se encargaban de destruir las piezas defectuosas.

    El fabricante taiwanés de productos electrónicos Foxconn dijo el miércoles (18 de diciembre) que se inició una investigación sobre un supuesto fraude en el que los empleados vendieron iPhones con componentes defectuosos.

    Este empresario taiwanés supuestamente trabajaba con un grupo de personal de gestión en las instalaciones que Foxconn en Zhengzhou. Este grupo de personas en lugar de destruir las piezas de iPhone que llegaban defectuosas las guardaban y sacaban de la fábrica de incógnito.

    Después fuera conseguían ensamblar iPhone, obviamente defectuosos, pero con una apariencia 100% real que vendían en diferentes mercados. El empresario y su red criminal han hecho una auténtica fortuna durante tres años con estas prácticas ilegales ya que supuestamente ah recaudando 1,3 mil millones de dólares taiwaneses, aproximadamente 43 millones millones de dólares o 38,7 millones de euros.

    piezas de iPhone

    Al parecer Apple ha conseguido darse cuenta de esta trama ilegal gracias a un correo que alguien envió al mismísimo Tim Cook en el que se informaba sobre el fraude. La compañía ha lanzado una investigación formal que está siendo llevada a cabo por el equipo de Business Assurance & Audit (BA&A) de Apple, que informa directamente a la junta directiva de la compañía.

    Una auténtica historia de película que nos recuerda a la que escuchamos a principios de año en la que dos estudiantes chinos residentes en Estados Unidos llevaban a reparar a las Apple Store iPhone falsos y conseguían iPhone nuevos que enviaban de nuevo a China.