Apple se está preparando para una dura batalla legal contra el FBI...

Apple se está preparando para una dura batalla legal contra el FBI por la protección de sus dispositivos

La contienda está servida, pero Apple se mantiene fiel a sus principios.

Compartir

FBI

Parece ser que de nuevo Apple se enfrenta a una contienda legal por mantenerse firme a sus principios y a sus usuarios. Tras el atentado del pasado 6 de diciembre en la base naval de Pensacola, Florida, el FBI ha solicitado a Apple el desbloqueo de dos terminales vinculados al crimen ya clasificado como terrorista.

Apple por su parte se ha negado a crear un agujero en su propio sistema para que el FBI pueda acceder a los dispositivos. Como ya paso en 2016 tras el atentado de San Bernardino, Apple se prepara para la que puede ser una batalla legal más dura aun que la de entonces. Donald Trump tiene claro que llevará a Apple a los tribunales si no prestan la asistencia necesaria, y hasta se atrevió a echar más gasolina al fuego declarando que mientras que el gobierno de Estados Unidos esta para ayudar comercialmente a la compañía de la manzana desde Apple no hacen nada. Los de Cupertino están decididos a no ceder y prestarse a ayudar, escudándose en que si creasen una puerta trasera para su sistema de seguridad sería una cuestión de tiempo que otros hackers la encontrasen, y esto crearía una vulnerabilidad en todos los dispositivos de la marca activos en el mercado. Apple valora la privacidad y seguridad de sus usuarios por encima de todo, y no permitiría jamás una incursión así en la seguridad de su sistema.

Cook FBI

Podría interesarte | Apple afronta una nueva disputa con el FBI

En el pasado ya se han desbloqueado terminales antiguos de Apple por parte de terceros, de esta forma si el FBI está decidido a desbloquear estos iPhone, siempre podría trabajar con alguna de estas compañías. de nuevo.

En cualquier caso, la circunstancia pinta fea para Apple, que se posicione como se posicione va a ser mal vista, ya sea por ceder en el caso de que lo haga, o por mantenerse firme y “no querer” ayudar al gobierno estadounidense. Veremos cómo se desarrolla este suceso en los próximos días, y si se convierte en una batalla legal (que es lo más probable) o no.