Por qué no deberías comprar clones chinos de los AirPods: podrían ser...

Por qué no deberías comprar clones chinos de los AirPods: podrían ser un auténtico peligro para tu salud

¡Lo barato sí sale caro!

Compartir

AirPods Pro vs i500 Pro TWS

Como los auriculares inalámbricos predilectos del mercado, los AirPods de Apple son una gran tentación para los fabricantes de réplicas en todo el mundo. Y es que, aún en estos tiempos hay quienes alimentan este sector sin considerar los riesgos que implica compran productos falsificados, pues más allá de la estética pueden representar problemas para la salud.

Gracias a la llegada de la última versión de los AirPods de Apple, y a las características innovadoras que presentaron, las réplicas no se hicieron esperar. En algunas ocasiones fueron tan parecidas, que varios youtubers dedicados a la tecnología se atrevieron a probarlos, y aunque resaltaron sus deficiencia o ventajas en comparación con su precio, el análisis no fue mucho más exhaustivo.

Sin embargo, en un reciente estudio realizado por el equipo de períodistas de la publicación francesa, “60 million consumers”, se pudo determinar que la los AirPods fabricados en China, poseen mala calidad de sonido y volumen mucho más alto que el nivel máximo recomendado, representando un claro peligro para la audición.

Para llegar a sus conclusiones, el equipo de “60 million consumers”, ordenó siete pares diferentes de AirPods falsos. De los siete, solo cuatro llegaron a la oficina editorial, los otros tres desaparecieron entre China y Francia. De ese grupo, una copia no funcionó, por lo que la prueba se hizo con los tres pares disponibles.

Después de varios días de uso y de la consulta con expertos, los periodistas escribieron un informe en el que condenaron la deficiencia de sonido, aún considerando el precio. Sin embargo, el hecho que más llamó la atención fue que uno de los modelos demostró ser peligroso para la audiencia del usuario, ya que permitía alcanzar un volumen máximo que supera los estándares vigentes en 10 decibelios.

La situación detectada por la revista, ha servido para resaltar uno de los problemas principales con las falsificaciones y es que rara vez cumplen con los estándares de seguridad. Y una vez más demuestra por qué lo barato sale caro.