5 razones para usar un código alfanumérico aunque tengas Face ID o...

5 razones para usar un código alfanumérico aunque tengas Face ID o Touch ID

Se trata de una medida de seguridad mucho más fiable.

Compartir

pass

Apple introdujo los sistemas de seguridad Touch ID y Face ID para ofrecer a sus usuarios una alternativa para proteger los datos de su iPhone (y iPad). Es por ello que muchos de vosotros/as no utilicéis un código alfanumérico como contraseña.

Si no usas un código alfanumérico, te recomendamos hacerlo. Es cierto que no es un sistema de seguridad tan cómodo y rápido como Face ID o Touch ID, pero brinda una protección mucho más eficiente.

Incluso si utilizas una contraseña numérica, de 4 o de 6 dígitos, tu iPhone sigue siendo más vulnerable de lo que debería ser. Hoy te contamos una serie de razones por las cuales pensamos que tendrías que usar un código alfanumérico para proteger los datos de tu dispositivo móvil.

Te puede interesar | Apple podría no implementar el cifrado completo de las copias de seguridad de iCloud por presión del FBI

5 razones para usar un código alfanumérico en tu iPhone

1. Un código numérico no es tan seguro como piensas

cntra

Es posible que pienses que una contraseña de 4 o de 6 dígitos es más que suficiente para salvaguardar la seguridad de tu dispositivo porque Apple centra todos sus esfuerzos en ofrecer un sistema operativo móvil con una excelente encriptación. Pero todos estos mecanismos de seguridad no sirven de nada si se logra desbloquear tu iPhone.

Si usas simplemente una contraseña de 4 o de 6 números, estás desaprovechando la oportunidad de contar con la máxima seguridad posible que Apple te ofrece. Además, un código alfanumérico es mucho más complicado de recordar si alguien trata de espiarte para ver cómo lo introduces en tu iPhone.

2. Los datos de tu iPhone y tu privacidad son importantes

ciontraseña

Piensa un momento acerca de todos los datos sensibles que almacenas en tu teléfono móvil: fotografías, vídeos, documentos de trabajo, mensajes privados, cuentas bancarias y un sinfín más de información que debería pertenecerte a ti y solo a ti. Tu privacidad es un tesoro muy preciado que no querrás que caiga en las manos equivocadas.

Y no solamente se trata sobre ti, hablamos también de tus seres queridos y amigos/as. Y cómo podrían verse afectados/as si alguien accede a tu información.

Te puede interesar | Supuestamente una universidad de EEUU utiliza los iBeacons de Apple para rastrear a los estudiantes

3. Tu iPhone es el centro de tu vida digital

Redes sociales iPadizate WhatsApp Facebook Instagram

Tu teléfono móvil posee una barbaridad de datos privados sobre ti. Sería una razón suficiente como para utilizar un código de seguridad mucho más complejo. Pero cuando te das cuenta sobre cuán importante es el iPhone en tu vida, te cercioras de que los riesgos de no usar un código alfanumérico son aún más altos.

Has iniciado sesión en un montón de redes sociales, tienes cuentas de correo electrónico asociadas, un historial de todas las páginas web que has visitado y un largo etcétera de cosas así sobre tu vida digital.

4. Una contraseña más larga es equivalente a una mayor seguridad

face ID

Es lógico, las contraseñas más largas son mucho más seguras por una variedad de razones. Los hackers emplean ataques de fuerza bruta capaces de averiguar la contraseña de tu iPhone. ¿Cuánto tiempo tardarían?, te preguntarás. Un ataque de fuerza bruta de un hacker podría descubrir una contraseña de 4 dígitos en solamente 7 minutos. Pero ese tiempo incrementa proporcionalmente al aumentar la longitud de la contraseña.

Ese mismo ataque de fuerza bruta tardaría hasta 72 años en descubrir una contraseña de 6 dígitos, como bien detallan en iDropNews. Y si utilizas un código alfanumérico un hacker tardaría la locura de 2.700 años.

5. Un código alfanumérico no es tan difícil de recordar

contraseña

Probablemente pensarás que usar un código alfanumérico es un poco incómodo y tedioso para desbloquear tu iPhone cada vez que quieras hacer algo en él. Y razón no te falta, obviamente tardarás más en teclearlo que escribiendo una contraseña de 4 números. Incluso pienses que podrías olvidarlo en algún momento.

Pero lo cierto es que un código alfanumérico no es tan difícil de recordar. Puedes emplear todo tipo de trucos. Podrías escribirlo en un papel a buen recaudo. O escribir en ese mismo papel que el código alfanumérico está relacionado con un cumpleaños, tu color favorito o el nombre de tu mascota, por mencionar algunos ejemplos. De esta manera te asegurarás que si algún día, por cualquier motivo (nuestro cerebro retiene mucha más información de la que imaginamos), olvidas el código podrás volver a recordarlo al mirar el papel.