La OMS es clara: no hay relación entre el uso del móvil...

La OMS es clara: no hay relación entre el uso del móvil y la aparición del cáncer

La OMS dice que los teléfonos móviles no propician el cáncer.

Usando iPhone

Una de las grandes incertidumbres y tabúes de la tecnología es el daño a la salud por el uso constante y sin delimitaciones de los teléfonos móviles. Esto debido a la creencia de que su cercanía con el cuerpo humano es causa potencial para propiciar graves enfermedades como el cáncer, pero la Organización Mundial de la Salud ha desvinculado la aparición de esta enfermedad debido al uso de los teléfonos inteligentes.

Radiación proveniente de tu móvil

Sí, los teléfonos inteligentes emiten una radiación no ionizante debido al uso de ondas de radiofrecuencia para la tecnología de la comunicación celular. Estas radiaciones no ionizantes, como las ondas de radio FM o las microondas son necesarias para cumplir ciertas funciones, pero son de baja energía y no pueden dañar el ADN dentro de las células.

La radiación de radiofrecuencia y su exposición con el cuerpo humano a través de los smartphones es uno de los principales miedos y argumentos para definir a estos dispositivos como peligrosos y causantes de tumores cancerígenos. Sin embargo, a pesar de que existen diversos estudios que se enfocan directamente en la búsqueda de datos que respalden esta teoría, hasta hoy no hay una que sea realmente fiable y que pueda demostrar que esto es real.

Además, la OMS ha publicado su informe mundial sobre el cáncer 2020 donde se expone todo respecto a estudios médicos concernientes a esta enfermedad, y en este se niega la relación entre el cáncer y los teléfonos móviles.

Radiofrecuencia en teléfonos inteligentes

Datos tranquilizadores

A pesar de que la exposición a radiación electromagnética debido a la radiofrecuencia provoca un sobrecalentamiento de los tejidos humanos, esto no aumenta el riesgo de cáncer. Pues la absorción de esta energía (SAR) proveniente de los dispositivos puede y debe ser nivelada de acuerdo con los estándares aplicados a las compañías fabricadoras y comercializadoras de estos, todo para que no sea dañino a la salud.

Por ejemplo, el momento en el que el dispositivo suele estar más cerca y sin obstáculos del cuerpo humano es cuando se realiza una llamada, debido a esto el componente receptor de la energía del teléfono debe estar a una distancia no mayor de 0.5 cm, por lo cual dicho receptor estará ubicado de acuerdo a este requerimiento y en diferentes sitios según el fabricante; cumpliendo el estándar, alejando la cabeza y el oido de la antena que recibe la radiofrecuencia y evitando en gran medida la absorción.

Y aunque no se ha desmentido del todo que el uso excesivo de los smartphones pueda afectar al cuerpo humano, esto no ha sido un factor que pueda influir en el aumento de la tasa de cáncer en el mundo, misma que no se ha visto elevada significativamente como para relacionarlo con las tecnologías en los últimos 25 años. Aun así, la OMS advierte y aconseja evitar la cercanía con el teléfono cuando no esta en uso para evitar y reducir efectos secundarios no previstos ni documentados. También menciona que estudiar esta relación entre el cáncer y los smartphones resulta complejo debido a los diversos usos de cada usuario.

Mujer con iPhone

La Federal Communications Comission tiene un documento que profundiza en el tema de la absorción de energía, pero de momento este reporte de la OMS tranquiliza un poco la controversia que pueda generar el tema de los riesgos de tener cáncer por el uso de teléfonos inteligentes.

La tecnología no debe estar peleada con la salud. Apple se ha enfocado mucho en este aspecto, Tim Cook lo ha dicho. Incluso ya se ha sabido de muchos casos donde las innovaciones de Apple en el ramo de la salud han sido benéficas, incluso salvando vidas. Por ejemplo la última noticia del joven atleta salvado por un Apple Watch.