Un hombre corta el cordón umbilical de su bebé recién nacido con...

Un hombre corta el cordón umbilical de su bebé recién nacido con el cable del iPhone

Una bonita historia en la que todo acabó bien.

Compartir

cable

Hasta ahora ya sabíamos más que de sobra que el Apple Watch es un reloj capaz de salvar muchas vidas gracias a sus fabulosas funciones relacionadas con la salud. Pero… lo que no sabíamos era que el cable del cargador del iPhone, además de cargar la batería de tu teléfono, también ayuda a crear vida.

Dejando bromas a parte, hoy vamos a narrar una historia con un bonito final feliz. Una historia de un parto prematuro, un padre frenéticamente nervioso y una mujer que a día de hoy puede besar a su bebé con todo el amor del mundo gracias a… sí, el cable de un iPhone.

Te puede interesar | Un iPhone dentro de una bolsa hermética está navegando a la deriva en el océano Índico

Un cargador del iPhone ayuda en el parto improvisado de un bebé

cable

De vez en cuando merece la pena contar una bonita historia, una historia humana que nos haga olvidar todos los problemas aunque sea por un rato. Y esta es la historia de Leanne Macdonald, Tony Saab y su bebé recién nacida.

Leanne Macdonald se dirigía hacia un hospital en un coche con su pareja Tony Saab, cuando de repente la mujer embarazada rompió aguas. Su bebé quería nacer, ¡y de forma prematura!

En un principio, pensaban que tendrían tiempo para llegar al hospital ya que el espacio de tiempo entre las contracturas era bastante prolongad. Pero se sorprendieron cuando el bebé ya estaba empezando a asomar la cabeza.

Las cosas se pusieron un poco tensas, Tony Saab ayudó a que su pareja diera a luz en su coche. Y tras asegurarse de que la pequeña Hazel estaba respirando correctamente, llegó el momento de cortar el cordón umbilical.

Tony Saab buscó en la guantera de su coche, y solo encontró el cargador de su iPhone. Tenía que servir, era el único utensilio disponible para esta delicada tarea. Cortó el cordón umbilical con el cable, lo ató y a día de hoy podemos decir que el parto de la pequeña Hazel fue todo un éxito.