¿Cansado de que el iPhone rote la pantalla cuando no quieres? Apple...

¿Cansado de que el iPhone rote la pantalla cuando no quieres? Apple podría solucionarlo pronto con Face ID

El Face ID controlaría la rotación de pantalla

Compartir

face id

Seguro que te resulta familiar esta situación. Te tumbas en la cama para seguir leyendo iPadízate. En ese momento, tu iPhone rota la pantalla al notar el cambio de orientación. ¡Qué molesto! En realidad, todo funciona como se espera. La solución es tan sencilla como bloquear la rotación de pantalla en el modo vertical. Sin embargo, Apple pretende solucionarte este pequeño inconveniente de una manera mucho más ingeniosa. ¿Cómo?

Para Apple, el Face ID puede ser la solución. Según la Oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos, Apple ha presentado una solicitud en la que se muestra el uso del reconocimiento facial para actualizar automáticamente la orientación de la pantalla del dispositivo.

El Face ID sabe en qué posición estamos mirando nuestro teléfono

Face ID

¿Cómo funciona la rotación de pantalla de tu iPhone o de cualquier otro smartphone? Los teléfonos actualmente hacen uso de sensores como el acelerómetro para determinar en qué posición debe rotarse la pantalla. Sin embargo, hay casos específicos en los que estos sensores no deberían actuar, como leer tumbado en la cama o colocando el dispositivo encima de una superficie plana.

El Face ID se encargaría de solucionar esta pequeña molestia comprobado desde qué posición estamos mirando el iPhone. Si esta patente se convierte en una realidad, el sistema de reconocimiento facial se uniría al resto de sensores y la rotación de pantalla automática sería más efectiva.

Face ID

La patente se presentó en 2018 y se ha publicado esta semana. No se sabe con certeza cuándo llegará esta modificación en el funcionamiento de la rotación de pantalla. Ni siquiera podemos asegurar que sea una realidad a corto plazo. Nos encantaría ver este cambio en las próximas versiones de iOS, pero no parece que vaya a llegar con iOS 14. Lo que sí sabemos es la obsesión de la marca californiana por cuidar los detalles, por muy insignificantes que sean.