Los tres motivos por los que el iPad Pro sigue muy lejos de Windows y de MacOS

    El iPad Pro aun no puede con los sistemas de escritorio. ¿Lo conseguirá?

    Apple Pencil

    Con cada nueva versión del sistema que lanza Apple, el iPad va ganando puntos para convertirse en un verdadero sustituto de nuestro portátil. Este debate lleva en candente desde hace unos cuantos años, concretamente desde el 2015, cuando Apple decidió presentar al mundo la nueva línea Pro del iPad.

    Fue la propia Apple la que cayó en la contradicción vendiendo este dispositivo como un verdadero sustituto del ordenador tradicional, pero manteniendo a la venta los Macbook Air. No pretendo decir que los Macbook Air deban desaparecer del mercado. Simplemente quiero remarcar que ni Apple se creía en ese momento que el iPad fuera un verdadero sustituto del ordenador tradicional.

    pantalla iPad Pro

    Hay muchos motivos por los que el iPad no puede sustituir a un PC tradicional, incluso después de adquirir nuevas funciones de productividad con iOS 13.4, como el soporte al trackpad y al ratón. El hecho de que muchos hayan conseguido crear flujos de trabajo con el iPad Pro no significa que lo podamos comparar con un dispositivo con Windows, como la Surface Pro X. Y, por su puesto, tampoco con el Mac. Aquí tienes 3 motivos por los que el iPad Pro sigue muy lejos de Windows y del Mac.

    Soporte completo para segundas pantallas

    Desde que el iPad Pro dispone de un conector USB-C ha ganado muchas funcionalidades. Una de ellas es la conexión a pantallas externas sin adaptadores. Sin embargo, el iPad Pro no goza de un soporte completo a la conexión de segundas pantallas. ¿Por qué no? Hay al menos dos aspectos que hacen que la conexión de un iPad a una pantalla sea poco útil.

    También te puede interesar | iMessage en iOS 14 llegará cargado de novedades

    La primera es que sólo permite duplicar la pantalla y no extender el escritorio. Eso provoca, además, que el iPad no sea capaz de ajustar la resolución al monitor externo. Como consecuencia, en la mayoría de los casos se ven dos franjas negras a los lados. En segundo lugar, el que el segundo monitor actúe como un espejo hace que debamos tener la pantalla del iPad siempre encendida. Así que, en esencia, la ventaja de conectar el iPad a una segunda pantalla es simplemente ver el contenido más grande.

    Un sistema de archivos completo

    App Archivos

    Aunque Apple introdujo la aplicación Archivos en iOS 11 hace ya unos 3 años, esta no representa un gestor de archivos completo. Archivos no es más que otra aplicación metida dentro de un cajón de arena (sandbox). Eso significa que los archivos se almacenan dentro de la aplicación de Archivos y no en el sistema de archivos real del dispositivo.

    Esto ocasiona ciertos problemas. Si las aplicaciones de terceros no se han integrado con Archivos, los documentos se duplican porque pasan de una aplicación a otra, es decir, de un cajón a otro. Hay que reconocer, por el contrario, que este funcionamiento es un plus en seguridad, ya que ninguna aplicación accede directamente a sistema de archivos del iPad. Además, Apple ya permite la lectura de discos externos y esto amplifica las posibilidades de Archivos. Sin embargo, es imposible comparar este sistema con la versatilidad de Windows o Mac a la hora de manejar documentos, imágenes o música.

    Aplicaciones en ventanas

    pantalla iPad Pro

    La multitarea de un iPad Pro es la mejor, sin lugar a duda, si la comparas con otras tablets. Pero si la comparas con las opciones que tiene Windows o Mac se queda muy pequeña. Pese a las nuevas posibilidades que tenemos ahora con el soporte al trackpad o ratón, la multitarea en el iPad se maneja principalmente por gestos en pantalla.

    También te puede interesar | Microsoft apunta al iPad Pro con su nueva Surface Pro X

    Que el iPad Pro posea un sistema de ventanas es una muy buena idea. Este sería una excelente manera de aprovechar el software más profesional y facilitaría el arrastrar y soltar elementos entre aplicaciones. Si a este hipotético gestor de ventanas le sumamos un soporte completo a pantallas externas obtenemos un iPad Pro totalmente preparado para cualquier tarea de peso.

    Windows ya se ha quedado atrás en muchos ámbitos

    Aunque al iPad Pro y a iPadOS les faltan muchos aspectos que pulir, el sistema operativo móvil de Apple ya ha dejado atrás a Windows en varios aspectos. El primero de ellos es en el catálogo de aplicaciones que ofrece la App Store. Puedes pensar que Windows es el sistema operativo de escritorio más popular del mundo y que se pueden encontrar un sinfín de aplicaciones. Sin embargo, muchas de ellas muestran un aspecto descuidado, anticuado, no se adaptan a dispositivo táctiles o ni siquiera están optimizadas para las últimas versiones.

    El software de iPadOS también es superior al Windows en cuanto a seguridad. Las limitaciones que Apple impone en muchos aspectos se traducen en una mayor seguridad y estabilidad del sistema. Este es un factor fundamental para muchos profesionales que no quieren enredarse en sistema tan propicio a caer en el desastre.

    También te puede interesar | Análisis: ¿Está Apple perdiendo la batalla del ecosistema?

    Y tú qué opinas. ¿Crees que el iPad ya ha superado a Windows? ¿Crees que la Surface y el iPad puede compararse? ¿Qué añadirías tú a iPadOS para que fuera mucho mejor? Sé el primero en comentar.