El iPhone SE es más potente que los OnePlus 8 Pro o Samsung Galaxy S20 costando casi la mitad

    El iPhone SE demuestra ser una gran alternativa a los principales competidores de Android.

    iPhone se

    Recientemente, hemos podido conocer al nuevo miembro de la familia del iPhone, el iPhone SE. Este nuevo dispositivo está pensado para conquistar la gama media que Apple había dejado algo abandonada estos años tras centrarse de nuevo en la gama alta y la gama premium. El más reciente modelo de la compañía combina el familiar diseño del iPhone 8 con algunas de las características técnicas más importantes de la última generación del iPhone. Y gracias a eso, no tiene igual.

    Cuando hemos mencionado que este nuevo iPhone SE está pensado para la gama media, lo cierto es que nos referíamos a dentro de la familia del iPhone. Y es que, si comparamos a este dispositivo con sus rivales en precio de Android, simplemente no hay color. Incluso, hay quién se atreve a enfrentarlo con terminales que forman parte de la que sería la gama premium de Android. Y si bien hay aspectos en los que no puede competir, en materia de potencia sigue sin ser derrotado.

    En comparación con dispositivos Android de última generación como el OnePlus 8 Pro o el Samsung Galaxy S20, el iPhone SE sigue demostrando una mayor potencia frente al Snapdragon 865. Y todo ello, es gracias a su chip A13 Bionic, que defiende la superioridad de Apple en cuanto a diseño de SoC. El único defecto que existe hoy en día para el iPhone SE, su gran desventaja, es que no dispone de 5G, algo que Qualcomm ya ha logrado llevar a los teléfonos Android, pero que está por llegar al iPhone.

    iPhone SE RED

    Te puede interesar | La herramienta para cambiar de SIM ha cambiado en el iPhone SE, probablemente para abaratar costes

    En cualquier caso, Apple ha logrado presentar una alternativa muy atractiva para aquellos usuarios que quieren potencia, pero no a cualquier precio. Y esto es solo el principio, porque otra de sus grandes ventajas es el soporte en software, que permitirá que el teléfono mejore al mismo tiempo que las próximas generaciones durante varios años. En el caso de los dispositivos Android, es probable que la fragmentación ya se haya librado de sus actuales competidores para cuando acabe el soporte del iPhone SE.