Según DxOMark, la cámara selfie del iPhone 11 no está entre las 10 mejores

    A pesar de ser buena, aún tiene que seguir mejorando.

    Selfie

    Cuando Apple lanzó los iPhone 11 y 11 Pro una de las novedades más llamativas fueron los nuevos sistemas de cámaras, con los que Apple nos hizo recuperar la ilusión por la cámara del iPhone. Las mejoras no se quedaron solamente en el sistema de lentes trasero, pues también se introdujeron novedades en la cámara delantera, que ahora permitía grabación 4K a 60fps, un mayor ángulo de visión o los «slofies», videos selfie a cámara lenta gracias a que ahora también se incorporaba esta opción. A pesar de estas mejoras, parece ser que no han sido suficientes para alcanzar a sus rivales.

    La conocida página de análisis de equipo fotográfico DxOMark ya evaluó en su día la cámara trasera de los nuevos iPhone, por lo que ahora era el turno de la cámara delantera. Las pruebas publicadas recientemente se refieren al iPhone 11, pero desde que tanto el iPhone 11 como el 11 Pro montan una idéntica configuración en este aspecto el resultado es valido para ambas. Por si no conocéis las especificaciones de esta cámara, cuenta con un ángulo de visión de 23mm, una apertura de F2.2 y 12mp.

    Parece ser que a pesar del esfuerzo de Apple para mejorar su cámara delantera, según indican en el informe publicado, no ha sido suficiente y aunque el sistema es bueno no consigue colarse en el Top 10 como si hacen otros equipos como los Galaxy S10 o S20.

    Apple-iPhone-11-Selfie-Camera-DxOMark-Test
    Fuente: DxOMark

    Podría interesarte | El iPhone 11 es el smartphone más vendido del mundo en 2020, con los iPhone 11 Pro en el top 10

    En el apartado fotográfico los puntos negativos han sido unas altas luces demasiado quemadas, así como una tonalidad de la piel poco amarillenta en comparación con lo habitual. Además el enfoque a larga distancia se muestra un poco errático. En cuanto a las imágenes con poca luz, estas sufren de mucho ruido en comparación con la competencia.

    En lo que al video se refiere, el tema es mejor que en el apartado fotográfico, grabando escenas con buena calidad y manteniendo el ruido a raya, con un buen rango dinámico y unos colores ricos y bien saturados. Sin embargo, al igual que en fotográfia, la cámara delantera del iPhone tiene problemas con el enfoque que también quedan patentes en este apartado.

    A pesar de las mejoras introducidas en esta generación parece ser que a Apple aún le queda camino por recorrer para poner su cámara selfie a la altura de la competencia. Esperamos seguir viendo mejoras en este aspecto con los modelos de este año, y que así el iPhone pueda plantar cara a la competencia con todas y cada una de sus lentes.