Una compañía de Brasil quiere los derechos exclusivos de la marca “iPhone”

Una compañía de Brasil quiere los derechos exclusivos de la marca “iPhone”

El iPhone brasileño quiere vender los derechos de marca a Apple.

Compartir

iPhone metro Portada

La compañía brasileña IGB Electrónica, dueña de la marca Gradiente y propietaria del nombre iPhone en el país ha recurrido la sentencia dictada en 2013 por la que tanto Apple como ella pueden usar el nombre iPhone sin exclusividad alguna para ninguna de las dos.

El nombre iPhone, registrado por la marca en el año 2000, no fue empleado hasta 2012 cuando presentaron el Gradiente iPhone, un dispositivo con sistema operativo Android de gama baja. A partir de este momento la marca se enzarzo en una demanda que dura ya años reclamando el derecho exclusivo del nombre iPhone en Brasil.

Gradiene iPhone

Podría interesarte | Según Kuo, Apple no incluirá EarPods en la caja de los iPhone 12

Tras la decisión de 2013, en la que Apple buscaba la anulación del registro de la marca, se concluyó que la empresa local no tenía fundamento que respaldara el bloqueo ventas del terminal de los de Cupertino en el país dadas las diferencias entre ambos dispositivos. Este pasado abril sin embargo, IGB Electrónica decidía recurrir de nuevo la decisión, esta vez frente a la Corte Suprema del Poder Federal de Brasil según se publicaba en el medio Tecnoblog

Mientras Apple ha intentado durante todo este tiempo evitar que Gradiente empleara el nombre iPhone, la empresa brasileña por su parte ha intentado conseguir la exclusividad del nombre. Una nueva sentencia de 2018 ratificó lo que ya se dijo en 2013, dando a las dos compañías la posibilidad de usar la marca iPhone sin exclusividad alguna.

Ahora, con este último recurso, IGB Electrónica busca ahora revertir lo que la sentencia de 2018 dictó, pero según se informa el caso podría tardar años en hallar resolución por parte del Supremo del país. Por su parte IGB se encuentra en recuperación judicial desde 2018, negociando una deuda que asciende a los mil millones de reales brasileños, unos 160 millones de euros.

Todo apunta a que este último recurso busca que Apple saque la chequera para zanjar de una vez por todas la disputa y así IGB pueda saldar sus deudas. En 2013, el presidente de IGB declaró en una entrevista a Bloomberg que estaban dispuestos a vender la marca a Apple, aunque desde la compañía de de la manzana no movieron ficha, por lo que no es de extrañar que esta vez busquen forzar una situación así para paliar su circunstancia financiera.