Jobs quería un dispositivo para leer mails en el baño, y crearon el iPhone

    El iPhone es perfecto para llevar a cualquier sitio.

    Steve Jobs apple

    Sobre la creación del iPhone original se ha escrito mucho. Han pasado más de 13 años y el equipo encargado de diseñar y construir el smartphone más famoso del mundo nos ha dado muchos detalles sobre cómo ellos y Jobs consiguieron crear un dispositivo único en el que se basan todos los smartphones actuales, incluso con la ayuda de un colaborador inesperado de Microsoft.

    Hoy volvemos a profundizar en la historia de la creación del iPhone original y recogemos las palabras de uno de los ingenieros de Apple que trabajaron en el proyecto: Joshua Strickon. Se trata de uno de los trabajadores más antiguos de Apple que estuvo en la compañía durante ese tiempo y trabajaba en el proyecto del iPhone original. La explicación por parte de Jobs del dispositivo que quería fabricar fue, cuanto menos, inesperada.

    Un dispositivo para todo que pueda usarse hasta en el baño

    El proyecto del iPhone nació muchos años antes de que Apple lo presentara, la compañía contaba con una tecnología de pantallas capacitadas y multitáctiles que estaban desarrollando, pero realmente no sabían muy bien como usarla. Al principio, hablamos del año 2003, la compañía estaba centrada en una tablet, sin embargo más tarde redujeron el tamaño y pospusieron la idea que después nos trajo el iPad.

    Sin embargo, en un primer momento la idea de Jobs era la de crear un dispositivo para el hogar que fuera más sencillo de utilizar que un ordenador y que fuera mucho más portátil, Steve quería usarlo en cualquier sitio de la casa, incluso en el baño.

    «Steve quería un dispositivo que pudiera usar para leer correos electrónicos mientras estaba en el inodoro»

    Según las propias palabras de Joshua Strickon, desde 2003, algunos ingenieros de Apple estaban trabajando en una tecnología multitáctil para una tableta. «La historia era que Steve quería un dispositivo que pudiera usar para leer correos electrónicos mientras estaba en el inodoro, ese era el alcance de las especificaciones del producto. Pero no se podía construir un dispositivo con la suficiente duración de la batería para sacarlo de la casa, y no se podía obtener un chip con suficiente capacidad gráfica para que fuera útil. Pasamos mucho tiempo tratando de averiguar qué hacer«

    Steve Jobs iPad original

    Te puede interesar | Los 7 detalles sobre el iPhone original que quizás no conocías

    Tras varios años investigando, Steve decidió que era mejor plantear el teléfono antes que el tablet, de forma que poco a poco, y gracias a la evolución de los componentes, la tecnología fuera avanzando hasta poder crear un tablet decente. Hay que recordar que el iPad original fue el primer dispositivo con un procesador diseñado al 100% por Apple, el A4 que también incluyó el iPhone 4 pocos meses después. Este procesador ya era lo suficientemente potente para una pantalla del tamaño del iPad con esa gran cantidad de píxeles.

    Al final Jobs consiguió su deseo, y por partida doble. Tanto el iPhone como el iPad son dispositivos con los que podemos consultar el correo desde el baño, y desde cualquier otro lugar que queramos.