Phill Schiller dice que Apple no tiene intención de cambiar las reglas...

Phill Schiller dice que Apple no tiene intención de cambiar las reglas de la App Store

Las normas de la App Store son iguales para todos.

Compartir

App Store Portada

Apple se ha mostrado clara en cuanto a las normas de la App Store y parece ser no lleva intención de modificarlas para nadie. Así lo ha explicado Phill Schiller, jefe de marketing de Apple en el medio TechCrunch por el caso “Hey”.

Para entender que sucede, comencemos por el principio. “Hey” es un servicio de correo electrónico de pago, que lanzó su app en la App Store el pasado lunes. Tras su lanzamiento original, el equipo de Basecamp, desarrolladores de esta app, se han encontrado en problemas para lanzar su primera actualización con corrección de errores, algo común de las primeras versiones, debido a que incumplen la normativa de la App Store.

Para ser exactos, el problema esta en que, a pesar de que “Hey” es un servicio de correo electrónico por suscripción y que Apple obliga a los desarrolladores a incluir un método de suscripción y pago que pase por ellos, los chicos de “Hey” han querido saltarse esto. Lo que hacen es remitir a los futuros suscriptores de su app a su propia web para contratar sus servicios, en un intento por esquivar la comisión que los de Cupertino se llevan sobre los pagos realizados in app.

Apple no obliga en ningún momento a que las suscripciones a las apps de la App Store se hagan a través de las propias apps, pero si a que estas incluyan la posibilidad. Y es aquí donde los desarrolladores de Hey han querido saltarse las normas, ya que al acceder a la app podemos ver como solo se nos ofrece la posibilidad de ingresar con nuestras credenciales, y no de registrarnos y suscribirnos, para lo que se nos remite a su propia web.

Hey App Login

Podría interesarte | El Apple Watch expulsando agua de los altavoces a cámara super lenta es algo que tienes que ver

Esto ha supuesto la reclamación por parte de Hey a Apple, que como ya han admitido, aprobaron la versión inicial de la app, a pesar de que ya en ese momento quebrantaba las normas de la tienda de aplicaciones, **por error. A razón de esto, ayer se mencionó Schiller indicando que “Hey” debe estar dentro de las normas de la App Store, y que desde Apple les encantaría que así lo hicieran.

La actual suscripción para el servicio de mail que “Hey” ofrece es de 99$/año, y solamente puede ser contratada a través del propio sitio web de la app (aunque por el momento solo con invitación) en un intento del equipo de Basecamp por librarse del 30% de comisión que se lleva Apple sobre las ventas in App.

Phill Schiller aclaraba a TechCrunch porque dentro de las normas de la App Store esta la obligación de ofrecer la posibilidad de suscribirse directamente en la app y porque esto no ofrecía una experiencia propia de una app de la App Store en “Hey”:

Te descargas una app y esta no funciona, esto no es lo que nosotros queremos en la tienda de aplicaciones“.

Esta, dice el jefe de marketing de Apple, es la razón por la que Apple requiere la posibilidad de compras in app, para poder ofrecer las mismas funcionalidades que en cualquier otra plataforma, pudiendo acceder a una experiencia completa sin salir de la app.

“Hey” por su parte se aferra a una excepción que tiene la compañía del iPhone acerca de las llamadas “apps de lectura”. Apps como Netflix o Spotify son ejemplos de esto, ya que ofrecen un contenido externo como es música, series o películas, y para el que hay que tener una cuenta previa para su uso ya que no se puede contratar desde la propia app.

“Hey” no aplica a esta norma, dice Schiller, y aclara que los desarrolladores de la app tienen otras opciones para hacer que esta funcione en la App Store, como ofrecer un servicio gratuito básico que se pueda ampliar a través de una suscripción en su web, así como cargar diferentes precios en la app y en la web si lo que quieren es no perder el beneficio que les supone la comisión de Apple.

Con esto contestaba cuando desde TechCrunch le preguntaban si Apple lo que quería era una parte de todo beneficio generado desde una app de la App Store, indicando que “eso no es lo que Apple está haciendo”.

Hey App Store

Un frente de batalla más para Apple, que se suma a la actual disputa que tiene abierta con Spotify y la Comisión Económica Europea, y que lleva camino de convertirse en una larga contienda legal.

Además de la incertidumbre que genera una situación así a los desarrolladores de apps para la App Store, el verdadero error de Apple ha sido aceptarla inicialmente en la tienda, para más tarde tener que cambiar su postura y rechazarla al no cumplir las normas. Este tipo de movimientos crean una percepción negativa de la App Store, y una extraña sensación hacia Apple, que si bien esta ciñéndose a las normas a las que los desarrolladores se adscriben al publicar una app en su tienda y tiene la razón, puede generar sospechas negativas infundadas en algunos desarrolladores, dispuestos a ver a Apple como un muro contra el que chocan en vez de como un aliado que tiende una mano, y ofrece un medio de distribución para un producto como es una app.