Steve Jobs lanzó un iPod a una pecera para demostrar que tenía...

Steve Jobs lanzó un iPod a una pecera para demostrar que tenía razón

Steve Jobs, un iPod y una pecera, ¿qué puede salir mal?

Compartir

steve jobs ipod

Steve Jobs siempre se caracterizó por tener un carácter único capaz de poner a cada uno de sus trabajadores al límite para sacar lo mejor de ellos. La personalidad de Steve Jobs ha sido alabada y criticada a partes iguales y hoy te traemos una de esas historias que define perfectamente al cofundador de Apple.

David W. Brouwn escribió hace años esta historia en el medio The Atlantic, a él se la había contado un ex empleado de Apple que había trabajado con Steve Jobs en Apple durante la creación del iPod. Según palabras de este ex trabajador de Apple, “su historia favorita sobre Steve Jobs”.

Steve Jobs, un iPod y una pecera

Aunque no hay forma de saber si esta historia es verídica, nos cuadra bastante con otras que hemos escuchado sobre Steve. La historia comienza hace varios años, cuando los ingenieros que trabajaban en el primer iPod completaron uno de los prototipos. Al finalizar el prototipo llegaba el momento más duro: presentarle el trabajo a Steve Jobs para su aprobación. Jobs jugó con el dispositivo un rato, lo examinó, lo mantuvo en sus manos y lo rechazó rápidamente. Era muy grande.

Los ingenieros explicaron a Jobs que era simplemente imposible hacerlo más pequeño, que tendrían que “reinventar la invención” para hacer un iPod más pequeño. Jobs se quedó callado durante unos instantes, con el iPod en la mano. Pasados unos minutos se puso de pie, caminó hacia un acuario y dejó caer el iPod en el tanque de agua. El dispositivo cayó hasta el fondo y unas pequeñas burbujas salieron de él y flotaron hacia la superficie.

“Esas son burbujas de aire. Eso significa que hay espacio dentro. Hazlo más pequeño”

Steve Jobs fue un genio y uno de los empresarios e inventores más importantes nuestro nuestro tiempo. Pero no era una persona amable, era tremendamente sincero, aunque lo que dijera o hiciera no fuera políticamente correcto. Para Steve el producto era lo más importante y cada uno de los detalles que lo rodeaban tenían que encajar a la perfección. Esa atención al detalle hace que los productos de Apple sean únicos y deseados.

Steve Jobs apple

Te puede interesar | Cuando Steve Jobs mostró al mundo para qué valía exactamente el pequeño bolsillo de los vaqueros

Esta historia es solo un ejemplo más de la dedicación de Apple, no solo al diseño exterior del dispositivo, también al diseño interior de cada uno de ellos. Abrir un Mac o un iPhone y ver cómo es por dentro es una experiencia única, no hay otros dispositivos mejor aprovechados de forma interna que los de Apple.

Ese prototipo de iPod tenía espacio libre dentro ya que había aire en su interior, y finalmente el equipo consiguió reducir el tamaño de ese primer iPod antes de su lanzamiento oficial. Steve se fue antes de tiempo y seguro que muchas cosas habrían sido diferentes si durante la última década él hubiera estado al frente. Sin embargo, aunque Apple ha cambiado, el espíritu de su cofundador y su manera de atender los más mínimos detalles sigue estando presente.