Los botones físicos podrían desaparecer del iPhone

    El 3D Touch recibiría una segunda vida para eliminar los botones físicos de los iPhone del futuro.

    iPhone X

    Hace unos años, todos pensábamos que nunca nos desharíamos de los botones físicos. Que eran una parte fundamental de los teléfonos móviles, y que no podían ser reemplazados por nada. Poco a poco, comenzaron a surgir alternativas, y por un tiempo coexistieron con modelos que incluso contaban con teclados QWERTY completos. Sin embargo, actualmente ya hemos dejado esa etapa atrás. Y si antes teníamos claro que no podíamos vivir sin botones, ahora estamos seguros de lo contrario.

    Por ejemplo, hace no muchos años comenzaron a aparecer los dispositivos que prescindían de botones tan fundamentales en la experiencia de uso de entonces como el botón de inicio. Y gracias a esto, los diseños han podido refinarse aún más, consiguiendo pantallas más amplias e inmersivas en productos más compactos. Pero esta tendencia podría continuar, y ningún botón estaría a salvo si lo que dicen desde iLounge llega a ser cierto.

    En una patente publicada recientemente por Apple, se ha presentado una alternativa a los actuales botones físicos que sería similar al botón de inicio que se presentó con el iPhone 7. Concretamente, se indica que los botones serían reemplazados por sensores de presión capaces de detectar cuando el usuario está intentando iniciar las funciones que puedan estar vinculados a los botones que sustituirían. No obstante, esta no es la única posibilidad de uso para esta patente.

    Botón home

    Te puede interesar | No ha salido el iPhone XI y ya imaginan el iPhone de 2020, sin botones y pantalla hasta los bordes

    Desde el propio medio indican que algunos analistas hablan de que esta tecnología podría ser utilizada para los teclados de los futuros MacBook. Al parecer, en Apple seguirían trabajando en reemplazar sus teclados, y tras el fallido intento de las teclas de mariposa, ahora podrían optar por utilizar la tecnología que dio lugar al 3D Touch. Esperemos que, sin importar la forma en que acabe llegando esta tecnología (si llega), no acabe convirtiéndose en otro fracaso a olvidar.