6 razones actuales para comprar un iPhone antes que un Android

6 razones actuales para comprar un iPhone antes que un Android

El iPhone gana terreno año tras año.

iPhone android samsung

Durante muchos años los usuarios de smartphones Android han esgrimido los mismos argumentos frente al iPhone de Apple, que finalmente se han acabado aceptando como sabiduría popular. ¿Quieres un terminal económico? Android ¿Quieres disponer de la mayor personalización? Android ¿Quieres las características más innovadoras? Muchos seguirán contestando que Android, excepto aquellos que usen un iPhone ya en su día a día.

Hoy estamos aqui para cuestionarnos estos mantras por parte de los usuarios pro-Android que tan profundo han calado y que creemos han cambiado mucho, hasta traernos al día de hoy. ¿Qué pasa si un iPhone cuesta menos? ¿Y si un montón de posibilidades de personalización llegan a iOS? ¿Y si todos esos procesadores a alta frecuencia y con muchísimos núcleos, o toda esa cantidad ingente de memoria RAM fueran solo alardes? Veamos que tiene que ofrecer el iPhone a día de hoy.

El iPhone: Un mejor terminal asequible

Todos tenemos claro que cuando uno esta dispuesto a gastarse alrededor de 1000€ en un smartphone es muy difícil elegir uno que no sea bueno, pero ¿qué sucede cuando nuestro presupuesto ronda unos 300€? La sabiduría popular se resigna a pensar que en esos precios uno tiene que optar si o si por un terminal Android, ya que el iPhone más económico parte en la actualidad de 489€ (iPhone SE 2020 64GB).

Sin embargo lo que muchos no se paran a valorar es buscar un iPhone un poco más antiguo. En internet y tiendas de segunda mano uno puede encontrar un iPhone 8 en buen estado por 300€ sin problemas, e incluso por menos si se está dispuesto a buscar, un precio parecido por ejemplo al de terminales como el Samsung Galaxy A50. Es cierto que el iPhone 8 es un terminal que va camino a los 3 años de antigüedad, pero sigue dando una experiencia de usuario digna de los iPhone más recientes.

iPhone 8

Los terminales de Apple envejecen mejor que los de la competencia, y tienen un servicio de atención al cliente sin parangón frente al de marcas que trabajan con Android. Uno no recibe solamente un iPhone en ese precio, también la asistencia que sea necesaria en las Apple Store y sus Genius Bar, así como un terminal que recibirá actualizaciones durante un puñado de años más, algo que seguro un smartphone Android económico no hará.

Los que opten por hacerse con un teléfono Android alrededor de los 300€ tendrán un terminal que con suerte recibirá alguna actualización, soporte telefónico en el mejor de los casos y poco más. Esto da al iPhone una mejor experiencia general del dispositivo.

El iPhone ofrece más opciones en cuanto a hardware

Hace unos años, los fabricantes de smartphones Android tenían más posibilidades a la hora de crear diseños únicos que representasen a la marca. Sin embargo, con el paso del tiempo y la incursión de nuevas prestaciones en los terminales todos han acabado con un diseño similar. Pantalla de borde a borde, una lagrima o un agujero en la pantalla para la cámara delantera, las teclas justas para poder conseguir un terminal sellado etc. Esto deja limitada la estética de los teléfonos a la parte trasera, en la mayoría de casos sabiamente guardada por una buena funda.

Al comienzo de sus andadas los dispositivos Android contaban con más botones para descolgar y colgar llamadas, volver atrás en los menús y hasta teclados físicos y trackpads para navegar por el sistema. A día de hoy todas estas prestaciones de las que Android sacaba pecho antaño han desaparecido, ni tan siquiera las muy alabadas baterías reemplazables han sobrevivido en la gran mayoría de los casos.

nuevos iPhone 12 2020 2

Samsung marcó lo que los grandes terminales Android tenían que ser con su Galaxy Note, y ahora todos intentan imitarlo. Pantallas enormes de esquina a esquina, acompañadas por el mejor hardware disponible (véase el procesador Snapdragon de Qualcomm de la generación que toque) y brillantes exteriores.

Todo esto nos trae al iPhone SE, un terminal que no tiene competencia en la gama Android. Prácticamente ningún dispositivo con el sistema operativo de Google puede ofrecer el tamaño contenido de este, menos aún si encima es propulsado por un procesador como el A13. Es Apple la que ofrece la mayor variedad en tamaños de pantalla entre los fabricantes actuales, ya que no se limita a crear terminales enormes, si no que con el tiempo ha ido diversificando su gama para ofrecer opciones para la mayoría.

El iPhone se puede personalizar mucho más que antes

Uno de los factores más defendidos por los usuarios Android es la personalización del sistema. Un sistema que permite agregar y recolocar widgets a lo largo y ancho de la pantalla de inicio, así como apps al gusto. Incluso puedes cargar una nueva interfaz de inicio completamente nueva y cambiar por completo el aspecto del sistema nativo de tu teléfono.

El problema de toda esta personalización es que ofrece más complejidad que valor, y no es algo que todos los usuarios además aprovechen. Cada fabricante usa su propia capa de personalización sobre el sistema, lo que significa que cada actualización debe de pasar en el mejor de los casos por dos manos, las de Google y más tarde las del propio fabricante. Esto ha creado una segmentación que lacra al sistema de Mountain View, y que hace que no pueda competir frente a las actualizaciones que puede recibir un terminal con iOS.

iOS 14

Podría interesarte | iOS 14 beta 3 filtra el nuevo iPhone 12 de 5,4 pulgadas

De hecho, la complejidad de esta capa de personalización es tal que en muchos casos los usuarios acabarán abandonando antes que finalmente haber creado por ejemplo un icono de atajo en su pantalla de inicio, por lo que por muchas posibilidades que ofrezca no acaban en buen puerto un alto número de ocasiones (eso si saben que pueden añadir siquiera un icono de atajo en su pantalla).

El iPhone por su parte ha mejorado mucho en el aspecto de la personalización. Aunque para muchos personalización sigue significando poder cambiar la apariencia del sistema a placer, para otros se trata simplemente de tener cierta libertad de disposición en sus smartphones. Aunque es cierto que existen más limitaciones en este aspecto en el iPhone que en terminales Android, las posibilidades que ofrece el iPhone son más que suficientes para la inmensa mayoría (además de que suelen funcionar mejor que las de su contraparte).

Apple además esta evolucionando su sistema en este aspecto con cada versión, e incluso ha acabado adoptando los widgets en iOS 14, aunque de una forma menos ambiciosa que Google. En cualquier caso, la simplicidad que ofrece iOS frente a Android se traduce en más facilidad de uso y de aprendizaje, lo que acaba atrayendo a un mayor número de clientes.

El rendimiento del iPhone en cabeza

A pesar de que el iPhone no es tan innovador como los smartphone Android a la hora de implementar nuevas tecnologías, cuando lo hace lo hace mucho mejor. Android es un sistema más experimental, que prueba nuevos diseños y características antes que iOS.

A los usuarios (y fabricantes) de Android les encanta alardear de la potencia bruta de sus terminales, con procesadores con muchos núcleos y memorias RAM dignas de un ordenador portátil de alta gama, mientras que Apple nunca revela públicamente las especificaciones de sus terminales. Sin embargo, a la hora de medir la potencia de ambas partes, la balanza siempre se declina para el iPhone.

a13

Apple crea su propio software y hardware, por lo que su integración es total, y sus terminales pueden aprovechar el máximo del firmware con el que cuentan. Sus chips son tan potentes que hasta están haciendo la transición para sus ordenadores, dejando de lado los procesadores Intel que han montado durante años.

Android por su parte crea monstruos como el Galaxy S20, con mucha potencia bruta y 4 veces más memoria RAM que el terminal tope de gama de Apple. Sin embargo, el rendimiento sigue siendo mayor en los dispositivos iOS, lo que deja entrever los problemas de un terminal Android más que su potencia.

El iPhone es mejor para los gamers

Mientras que en territorio Android existen un buen puñado de terminales preparados para correr juegos la mar de exigentes, sus problemas radican más en la experiencia. Apple e iOS por su parte no cuentan con terminales expresamente diseñados para este menester, sin embargo incluso iPhone con años a espaldas ofrecen una experiencia satisfactoria en este aspecto.

Apple Arcade

Apple ofrece una biblioteca de juegos extensa, que normalmente recibe los títulos antes que la Play Store, además de tener su propio sistema de juegos Apple Arcade, con títulos diseñados expresamente para plataformas móviles por desarrolladores experimentados. La experiencia de la Play Store con los juegos por su parte es confusa y enrevesada, y resulta una experiencia de navegación entre anuncios y juegos llenos de spam un tanto desagradable.

Para acabar, Apple permite en sus terminales con iOS e iPadOS el uso de mandos de Xbox One y PlayStation 4, por lo que la experiencia de juego se eleva al poder hacer uso de los dos controladores más usados por los jugadores en la plataforma móvil.

Lightning es el USB-C que nos merecíamos

A día de hoy podemos usar el mismo cable para cargar el Macbook, la Nintendo, un tablet o unos auriculares. Todos ellos dispositivos con USB-C, un estándar de la industria que Apple ha estado apoyando desde sus inicios, solo que no en el iPhone. De todos los terminales de Apple con iOS e iPadOS solo el iPad Pro cuenta con USB-C, en un sutil acercamiento a sus hermanos mayores de sobremesa.

cable Lightning trenzado iPhone 12

Esto es normalmente tratado como un problema, ya que los AirPods, la mayoría de iPads y el propio iPhone necesitan un cargador diferente que el resto de dispositivos. Sin embargo, en la práctica Lightning fue creado para resultar más sencillo y compacto que el USB. En el momento del lanzamiento del USB-C, los terminales de Android se enfrentaron a un mercado vacío de conexiones para este puerto, mientras que Apple y el Lightning ya contaban con un nivel de madurez que les permitía ofrecer productos a precios competitivos, a niveles de la competencia.

Por otra parte, la carencia de estándares consistentes por parte del USB no ha cambiado con la llegada del USB-C, mientras que Lightning aprovecha al máximo la capacidad de carga de los terminales y cargadores con los que se usa siempre.

Entonces, ¿cuál es la mejor opción?

Si no dispones de una cartera rebosante, lo cual es la circunstancia de la mayoría a día de hoy, probablemente hayas estado evitando los iPhone por su precio. Sin embargo es momento de pensar esto dos veces, existen buenos terminales en ambos lados, pero algunas de las características que han beneficiado a Android en el pasado ahora se han convertido en razones para echar un vistazo a los terminales de Apple, sean los más modernos o alguno de una generación anterior.