Apple trabajó con el gobierno de EEUU en un iPod secreto

Apple trabajó con el gobierno de EEUU en un iPod secreto

El dispositivo era un iPod modificado que fue desarrollado en 2005.

iPod
iPod classic, uno de los modelos más populares del reproductor.

Hoy ha surgido una información muy interesante, resulta que Apple colaboró con el gobierno de los Estados Unidos en el desarrollo de un iPod secreto con características especiales.

Según informó David Shayer, antiguo ingeniero de software de Apple, a través de TidBits, el director de software de la compañía le pidió trabajar en un iPod especial junto con «dos ingenieros del Departamento de Energía de EEUU».

Los ingenieros trabajaban para Bechtel, una gran compañía contractual de defensa de Estados Unidos. Solamente cuatro miembros de Apple estaban al tanto de dicho proyecto.

Te puede interesar | Este concepto unifica el iPod touch y iPad mini en un solo dispositivo

El iPod secreto del gobierno de Estados Unidos

Todo parece indicar que no tanto el gobierno como Apple no deseaban dejar ni rastro sobre este proyecto, ya que no existe ninguna evidencia ni ningún documento que confirme el desarrollo de este iPod. Todas las comunicaciones entre ambas partes sucedieron en persona.

El proyecto consistía en la creación de un iPod modificado con hardware personalizado. Tenía que funcionar y verse como un iPod normal, sin ningún dato indetectable que revelara que se trataba de un dispositivo especial. El rol de David Shayer consistía en ayudar en cualquier cosa que necesitara el Departamento de Energía. Por lo que parece, se facilitó una oficina en la base de operaciones de Apple para los ingenieros del Departamento de Energía de Estados Unidos.

Se trataba de un iPod modificado de quinta generación con un disco de 60 GB. Apple no firmó digitalmente el sistema operativo del iPod, permitiendo así que tuviera una modificación de software más cómoda.

Para todo aquel que no esté familiarizado con la organización, el Departamento de Energía es el departamento responsable de los programas de armas nucleares de Estados Unidos, y en 2005 tenían una capacidad económica de 24.300 millones de dólares.