Apple acelera para traer pronto las pantallas mini-LED a los iPad y...

Apple acelera para traer pronto las pantallas mini-LED a los iPad y MacBook

Una nueva tecnología de pantalla permitirá alcanzar nuevas cotas de calidad en dispositivos como el iPad.

iPad-Pro-2020

El próximo año, se avecina un gran cambio para los productos de Apple. Poco a poco, las diversas gamas que componen su catálogo comenzarán a adoptar una nueva tecnología de panel que permitirá alcanzar un nuevo nivel de autonomía, sin perder la calidad a la que estamos acostumbrados. Todo ello será posible gracias a las pantallas mini-LED, unos paneles que integran hasta 10.000 LEDs individuales para mejorar las pantallas LED actuales con retroiluminación, y acercarse a las OLED sin algunas de sus desventajas.

Para lograr este movimiento, Apple tiene que rodearse de proveedores capaces de fabricar los componentes necesarios a una velocidad razonable, y sin perder calidad en el proceso. Y según Ming-Chi Kuo, a través de un informe compartido por MacRumors, uno de esos proveedores sería Epistar. Y a partir del próximo 2021, junto a otros proveedores como Sanan Optometrics, trabajarán para lograr que el iPad Pro de 12,9 pulgadas, y otros productos como el MacBook Pro, reciban estos paneles.

Según Kuo, la alta competitividad entre los proveedores de los paneles mini-LED ha permitido reducir notablemente el coste de fabricación de estos para Apple. Concretamente, habrían pasado de costar entre 75 y 85 dólares a unos 45 dólares. Gracias a esto, Apple podrá llevar la tecnología a muchos más productos, y por ende, a un mayor número de usuarios, ya que no solo se alcanzarían las gamas más altas, sino también otras como la del iPad de 10,2 pulgadas, o la del iPad Mini.

ipad pro 2020

Te puede interesar | El MacBook Pro de 14″ y el nuevo iPad Pro con mini LED se retrasan a 2021

Por ahora, lo poco que sabemos con seguridad es que Apple tiene en sus manos una tecnología que será crucial en los próximos años. Gracias a las pantallas mini-LED, se pueden lograr unos negros más puros y profundos, un mayor brillo, colores más intensos, y un contraste mucho más alto. Esperemos que el cambio merezca tanto la pena en la práctica como parece hacerlo en el papel.