Europa podría obligar a Apple a no preinstalar apps en iOS

Europa podría obligar a Apple a no preinstalar apps en iOS

Un borrador de ley quiere que sean los usuarios los que escojan las apps de inicio.

iPhone ios 14 septiembre

Parece que la Unión Europea tiene un proyecto de ley con el cual quieren prohibir las aplicaciones preinstaladas en los dispositivos móviles, tanto iOS como Android. Eso quiere decir que las apps clásicas como Contactos, Calendario, Teléfono y el resto de apps que llegan con iOS no podrían venir instaladas por defecto.

Lo que pretende esta ley es que sean los consumidores los que tengan la opción de instalar estas apps u otras. El objetivo final es crear un entorno «más nivelado» entre Apple y Goolge y los desarrolladores que ofrecen aplicaciones de este estilo, según informa Financial Times.

«El borrador recomienda que se prohíba a las empresas Big Tech favorecer sus propios servicios en sus sitios web o plataformas, con el fin de obstaculizar a los competidores, y que no deben permitir que las empresas preinstalen sus propias aplicaciones en sus dispositivos, como ordenadores portátiles o teléfonos, ni obligar a otras empresas a preinstalar únicamente su aplicación de software«.

Además de esto, la ley también pretende que los fabricantes dejen desinstalar todas estas aplicaciones de sus sistemas. Algo que Apple permite hacer desde iOS 11, pero que no todas las compañías permiten.

Seguramente a Apple no le guste nada esta ley

Si por algo se caracteriza Apple es por intentar ofrecer una experiencia de usuario superior al resto, y esto solo se consigue si todas estas apps que usamos en nuestro día a día están diseñadas por la propia compañía.

Aún así, parece que con una simple pregunta antes de iniciar nuestro nuevo iPhone o iPad esto podría quedar solucionado. Y probablemente la gran mayoría de usuarios prefiera instalar las apps de Apple que las de otros desarrolladores. Eso sí, el proceso de instalación podría ser más complejo y largo.

De momento solo se trata de un borrador de ley, que aunque se termine aprobando podría tardar años en materializarse. Y veremos si la ley llega exactamente igual a como está planteada ahora mismo.