El gobierno de EEUU presenta una demanda antimonopolio contra Google, y el iPhone sería el culpable

    ¡Una demanda analiza el papel de Google como el buscador más usado en el mundo!

    google en phone
    Google podría dejar de ser el buscador predeterminado del iPhone

    Después de que en los últimos meses Apple estuviese en el centro de la polémica por investigaciones y acusaciones antimonopolio en Estados Unidos, esta semana otra gigante tecnológica ha ocupado su lugar. De acuerdo con los documentos presentados por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, Google ha utilizado prácticas anticompetitivas para mantener un monopolio ilegal.

    Con la acusación, las autoridades se refieren al dominio de Google como el navegador predeterminado en varios dispositivos, incluido el iPhone de Apple. Asimismo, se acusa a la empresa con sede en Mountain View de celebrar acuerdos que prohíben la preinstalación de motores de búsqueda de la competencia.

    Las autoridades van contra el buscado más popular de Internet

    La serie de acusaciones que hace que se refieran a Google como el guardián del monopolio de Internet para miles de millones de usuarios y anunciantes en todo el mundo, ya cuenta con el respaldo de fiscales generales de 11 estados en Estados Unidos, quien alegan que trabajan en pro de una industria tecnológica más competitiva. Según el Fiscal General William Barr:

    «Hoy en día, millones de estadounidenses dependen de Internet y las plataformas en línea para su vida diaria. La competencia en esta industria es de vital importancia, por lo que el desafío de hoy contra Google, el guardián de Internet, por violar las leyes antimonopolio es un caso monumental. tanto para el Departamento de Justicia como para el pueblo estadounidense»

    En la demanda, se resalta especialmente el millonario acuerdo de Google con Apple permite que Google sea el motor de búsqueda predeterminado en el navegador Safari de Apple y otras herramientas de búsqueda. Y si bien hay una opción para cambiar el motor de búsqueda, el Departamento de Justicia dice que «pocas personas lo hacen», lo que convierte a Google en el «motor de búsqueda general exclusivo de facto».

    Para las autoridades, este comportamiento limita a las «nuevas empresas innovadoras» «desarrollar, competir y disciplinar el comportamiento de Google» , lo que ha tenido un impacto en la competencia y los consumidores.

    Con la demanda, el Departamento de Justicia tiene como objetivo poner fin a la conducta anticompetitiva de Google y «restaurar la competencia» para los consumidores, anunciantes y empresas que dependen de la economía de Internet.

    Ante la acusación, Google ha respondido que la posición del Departamento de Justicia es «profundamente defectuosa» y que la gente usa Google «porque así lo eligen, no porque se vean obligados a hacerlo o porque no pueden encontrar alternativas».

    Asimismo, afirma que la demanda no hará nada para ayudar a los consumidores y apuntaría artificialmente «alternativas de búsqueda de menor calidad» además de aumentar los precios de los teléfonos y dificultar que las personas «obtengan los servicios de búsqueda que desean utilizar».