Guía para limpiar tus productos de Apple: tu Mac, iPhone y iPad sin suciedad

    eja bien limpios tus accesorios, tu Mac, iPhone y iPad siguiendos estos consejos y podrás disfrutar de una mejor experiencia.

    La semana pasada ya te mostramos cómo limpiar por dentro tu Mac, una guía adecuada para mantener tu equipo en perfecto estado. Pero no conviene dejar de lado la limpieza exterior, totalmente imprescindible en estos momentos en los que la higiene toma una importancia máxima. Pero, ¿cómo limpiar tus dispositivos Apple? Descubre cuál es la mejor manera con esta guía que hemos elaborado.

    Mac y iPhone
    Puedes tener tus productos Apple así de limpios.

    Cómo limpiar tu iPhone y iPad

    En Apple lo tienen muy claro, jamás hemos de utilizar productos abrasivos para limpiar ninguno de nuestros dispositivos. Si hacemos caso a la página de soporte, bastará con una bayeta que no suelte pelusa, de microfibra, y un poco de agua. Humedecer la bayeta y pasándola sobre la superficie de nuestro iPhone o iPad será lo más adecuado. Recuerda haber apagado antes el dispositivo.

    Pero claro, nuestra dispositivos están en contacto permanente con las manos, y no siempre las llevamos limpias. La suciedad se acumula y el agua puede que no sea suficiente. En estos casos, utilizaremos algún producto limpiador jabonoso, pero nunca lo pondremos ni pulverizaremos directamente sobre el dispositivo. Lo aplicaremos sobre la bayeta húmeda y daremos una pasada.

    Cómo limpiar los accesorios de tu iPhone

    Limpiar los accesorios del iPhone, como la funda o los auriculares ha de seguir la misma premisa anterior. Jamás productos abrasivos ni aplicarlos directamente sobre ellos. En el caso de las fundas de piel, estas toman mucha suciedad y grasa de la mano, por lo que sobre la bayeta húmeda pondremos un poco de jabón y daremos las pasadas necesarias, dejando secar al aire.

    En el caso de los AirPods, podemos apreciar cómo hay restos de cerumen de tus oídos en las almohadillas si tienes los AirPods Pro, o en la rejilla si tienes los AirPods de primera o segunda generación. Un bastoncillo de algodón será suficiente para dejarlos bien limpios. Introduce también este bastoncillo en la caja de carga de los AirPods, lugar muy propenso a acumular polvo y suciedad.

    MacBook-y-EarPods
    Tu MacBook en perfecto estado.

    Cómo limpiar tu Mac

    Si pensamos en nuestros equipos de sobremesa y portátiles, sobre ellos cae continuamente polvo. Pero es en el teclado y en el ratón en donde hay más gérmenes y suciedad. En estos accesorios trataremos de ser más concienzudos, no olvidando su limpieza frecuente. Aplicaremos la bayeta de microfibra con agua jabonosa, muy bien escurrida. No olvides desconectarlos del equipo antes de comenzar.

    Las pantallas recogen gran cantidad de polvo, además de huellas. Bastará con una pasada de bayeta seca para que vuelva a lucir bien, pero si hay suciedad que no sale con una bayeta seca, la humedeceremos y daremos un repaso siempre con el equipo apagado. El riesgo de dañar el ordenador o recibir una descarga es una posibilidad si no actúa correctamente.

    Nunca limpies los puertos de un equipo informático, y mucho menos con agua. El riesgo de dañarlos es grande, pudiendo provocar una costosa avería o tener inutilizado alguno de ellos. Si quieres proteger las conexiones de forma eficiente, puedes adquirir unos protectores de puertos USB. Se tratan de unas piezas de goma que previenen la entrada de polvo.

    Mención aparte es el teclado. Desecha la idea de utilizar aire comprimido, puedes dañar el mecanismo de las teclas. Lo más conveniente es protegerlo con una funda para evitar que el polvo, o incluso de los restos de comida. Puedes encontrar una gran variedad de protectores, son una buena protección que evitarán males mayores por muy poco dinero. Pero si se ha dado el caso de que haya suciedad entre las teclas, lo más conveniente es usar una brocha suave.

    Siguiendo esto consejos, y no descuidando la limpieza de tus dispositivos, disfrutarás más de ellos y te durarán mucho más tiempo en buen estado. Recuerda que ya no solo se trata de higiene, sino de una forma de tratar tus dispositivos que te hará obtener un mejor beneficio si decides deshacerte de ellos más adelante.

    Por tanto, quítate de la cabeza emplear productos que tengas por casa como amoniaco, lejía o lavavajillas. No son los más indicados para limpiar componentes electrónicos. Es más conveniente ser constantes y tener una buena rutina de limpieza, que dejar que esta se haga la dueña de nuestros dispositivos y sea difícil de quitar.