Europa no ve con buenos ojos «romper» Apple o Google en varias...

Europa no ve con buenos ojos «romper» Apple o Google en varias empresas

La Unión Europea no parece creer en la teoría que rompa a las grandes tecnológicas.

Las investigaciones antimonopolio contra las grandes tecnológicas están en marcha tanto en Estados Unidos como en Europa. Grandes compañías como Apple, Google, Amazon o Facebook están en el punto de mira de las autoridades regulatorias.

Apple Store con personas portada
¿Deberá cambiar Apple para siempre?

Apple y la Apple Store están siendo investigadas a fondo y una de las soluciones que proponen en EEUU es que estas grandes empresas se separen en empresas más pequeñas.

Es decir, Apple debería separarse de la App Store o Google debería hacerlo de YouTube, por ejemplo. Al menos, esas son algunas de las propuestas que han sonado en Estados Unidos. Pero resulta que en Europa, al menos de momento, no están por la labor de seguir ese camino.

Solo tendríamos una cadena de juicios interminables

La Unión Europea normalmente adopta una postura mucho más dura en asuntos antimonopolio que Estados Unidos, pero en este caso no ha sido así. La directora digital de la UE y excomisaria de competencia, Margrethe Vestager, ha realizado unas declaraciones en este sentido que recoge The Information.

Apple portada
Los próximos años serán determinantes para Apple

No creo que sea algo que deba introducirse en esta legislación y creo que uno debe tener mucho cuidado con ese tipo de soluciones porque hay que estar muy seguro de cómo funcionarían realmente. Esto te ataría en la corte durante mucho, mucho tiempo. Creo que es importante que probemos otras rutas primero con las estas plataformas«.

Lo que pretende Vestager es crear reglas más estrictas que afecten a los gigantes tecnológicos que estén diseñadas para garantizar que no puedan abusar de sus posiciones dominantes.

Estas investigaciones podrían cambiar para siempre a las grandes tecnológicas, que han acaparado mucho poder en los últimos años. Solo estamos al principio del camino y puede que a lo largo de los próximos años, Apple o Google se vean obligadas a cambiar su forma de trabajar y hacer negocios.