Los iPhone 12 no tienen USB-C, y probablemente los iPhone nunca lo tengan

    Ver un iPhone con USB-C es algo más y más difícil con cada generación que pasa.

    Entre las novedades esperadas para los recién estrenados iPhone 12 había una petición común que se lleva repitiendo varios años ya: la adopción del USB-C. Sin embargo, los nuevos iPhone de este año no han supuesto transición alguna, al contrario, Apple incluyó una nueva interfaz llamada MagSafe, que permite cargar el terminal de manera inalámbrica con una conexión magnética que apunta maneras a cual es el futuro del iPhone. Pero la conexión Lightning ahí sigue.

    Lightning-USB c
    La conexión Lightning lleva desde el lanzamiento del iPhone 5 en 2012 entre nosotros, y ha demostrado ser fiable y práctica, sin embargo el USB-C parece la evolución lógica.

    La conexión Lightning ha estado presente en los iPhone desde su anuncio allá por 2012, junto con el iPhone 5, cuando debutó como reemplazo de la clavija de 30 pins, la conexión que Apple había venido usando durante años presentada con sus primeros iPod. Lightning es pequeño y permite altas tasas de transferencia, pero tras casi una década, viviendo en la era del USB-C, la conexión propietaria de Apple parece un poco obsoleta ya.

    MagSafe por su parte ofrece una solución mejorada de carga inalámbrica Qi, que trabajando junto con un sistema magnético parecido al que usa el Apple Watch ofrece una solución interesante y que parece de la mano de Apple va a tener un futuro prometedor.

    Pero entonces, ¿por qué todavía tenemos un puerto Lightning? ¿Por qué no dar el paso y lanzar el USB-C también?

    usb c
    Los MacBook, desde su renovación en 2016 cuentan exclusivamente con puertos Thunderbolt 3 USB-C.

    Con todos sus equipos con conexiones físicas habiendo migrado ya al USB-C parecería el paso lógico, ¿no? Primero fueron los Mac, luego los iPad Pro y este mismo año los iPad Air, todos y cada uno han adoptado el USB-C como puerto estándar. Y es que incluso fuera del ecosistema de los de Cupertino el USB-C sirve para cargar una Nintendo Switch, o conectar Google Stadia, o prácticamente cualquier dispositivo lanzado recientemente. Entonces podemos llevar un cable USB-C para todo, y luego un cable Lightning para el iPhone.

    Lightning se ha convertido en una especie de legado extraño, un legado que se suministra con cada nuevo iPhone con un cable Lightning a USB-C, para sumar rareza al asunto. Curiosa además esta apuesta de Apple, que nos ofrece este cable como si sus usuarios tuviéramos de algún iPhone antiguo un brick de carga USB-C por casa, siendo solo los iPhone 11 Pro y Pro Max los que tuvieron la suerte la generación pasada de incluir el conjunto de carga completo, con adaptador de corriente USB-C de 18W y cable, por primera vez, con conexión Lightning a USB-C.

    cargador magsafe apple watch
    Cargador MagSafe Duo

    Apple ha corrido el riesgo este año de no incluir adaptador de corriente en sus dispositivos, sabiendo que la mayoría no contarán con un adaptador de corriente USB-C de su dispositivo anterior, y ha lanzado MagSafe y su nuevo conector magnético, haciendo los usuarios, puestos a elegir, acaben decantándose por la nueva opción.

    Todo esto para llegar a algún punto de las próximas generaciones, en el que la mayoría de sus usuarios ya estarán más que acostumbrados a cargar sus dispositivos vía MagSafe, y que les presenten un iPhone sin puertos no les supondrá ningún problema, ya que el que venía montando el iPhone hará tiempo que se habrán olvidado de usarlo.

    Lo que muchos olvidan por el camino es lo que supone perder una conexión física en un terminal. Esta no solamente alimenta al iPhone, si no que también nos permite conectarle un montón de opciones a través de adaptadores y accesorios. ¿Descargar las fotos de tu cámara al iPhone? Fácil. ¿Conectar el iPhone a una pantalla? Claro. ¿Auriculares con cable? A pesar de que sea con un adaptador, sí, se puede.

    ¿Y por qué USB-C? Básicamente porque se ha convertido en un estándar de la industria tecnológica. El resto de fabricantes lo usan, todos los nuevos accesorios que se lanzan lo incluyen, y como ya hemos dicho, hasta la propia Apple cuenta con sus principales productos a excepción del iPhone con USB-C. ¿Imaginas poder emplear accesorios de forma transversal entre todos tus dispositivos? Ese es, o debería, ser el futuro.

    HaloLock
    Cargadores para el coche y funda de ESR para iPhone 12.

    Por supuesto, como con cada salto generacional, nos quedamos con un montón de accesorios de las generaciones pasadas que nos han servido durante años. Pero esto es habitual. ¿Quién no dejó atrás un puñado de cables con conexión de 30 pins cuando Apple lanzó Lightning?

    Así que con todo esto estamos a finales de 2020, con nuevos iPhone con Lightning, y preguntándonos si en algún momento los llegaremos a ver con conexión USB-C. Aunque comprendemos las ventajas de un iPhone sin puertos, todavía mantenemos la esperanza de que para llegar a un dispositivo así falten algunas generaciones, y por el camino Apple razone, y unifique el USB-C en toda su gama.