El iPhone 12 Pro Max cae en primera ronda en el test fotográfico ciego de MKBHD

    ¿Tiene el iPhone 12 Pro Max la mejor cámara a ojos del amplio público?

    Como cada año, el famoso youtuber Marques Brownlee, conocido también como MKBHD, ha compartido el veredicto de su test ciego de cámaras. Durante las pasadas semanas, Brownlee ha ido compartiendo una serie de fotografías en sus perfiles de Instagram y Twitter en el que iba enfrentando anónimamente diferentes cámaras de smartphones presentados este 2020, y sus seguidores podían votar cuál de ambas les gustaba más a simple vista. Tras varias ronda tenemos al fin campeón y, sorpresa, no es un iPhone.

    MKBHD Portada test ciego cámaras 2020
    Un año más, un resultado de lo más inesperado para los iPhone en el test ciego de Marques Brownlee.

    Y es que este ha sido el punto más curioso de toda la prueba, al caer los dos iPhone concursantes (el iPhone 12 Pro Max y el iPhone SE) en la primera ronda. El campeón, el Zenfone 7 Pro de Asus, superaba en el último enfrentamiento al 2º clasificado, el Xiaomi Mi 10 Ultra, y se alzaba con la corona de esta «cata» fotográfica a ciegas.

    Más allá de este curioso resultado, lo llamativo es como es posible que el iPhone 12 Pro Max cayera en la primera ronda. ¿El por qué? La falta de análisis de la imagen al completo a la hora de emplazar el voto.

    El iPhone 12 Pro Max midió su cámara al One Plus 8T en la primera ronda, y los usuarios consideraron que la foto del One Plus era «mejor». Importante entrecomillar este mejor, pues realmente solo pudo haber un detalle en el que la mayoría se fijase para dar la victoria al One Plus: El cielo.

    Imagen comparativa iPhone 12 Pro Max y One Plus 8T
    La mayoría de votantes decidió que la imagen de la derecha, tomada con el One Plus 8T, era mejor que la de la izquierda, tomada con el iPhone 12 Pro Max.

    Si nos fijamos con cuidado, veremos como la cámara del One Plus ha expuesto con más acierto el cielo del exterior de la ventana en la escena, algo que llama la atención a simple vista sin entrar en detalles de la imagen. Sin embargo, en lo que la mayoría no repararon era a expensas de que esta escena lograba esto, y es que el resto de la escena está subexpuesto, perdiendo detalle e información en zonas como la cara del sujeto o su ropa, algo que la mayoría pasaron por alto.

    A simple vista, y sin un ojo entrenado para prestar atención a los detalles, a primer vistazo la fotografía del One Plus 8T parece más correcta, mas «buena», al mostrar un cielo azul con algo de detalle, algo que el iPhone no logra al centrar sus esfuerzos en exponer correctamente el motivo principal de la escena: el sujeto.

    Más allá de esto, la escena de por si hubiera resultado complicada incluso para una cámara con mayores posibilidades, al tratarse de dos zonas muy diferenciadas en cuanto a la luz en la escena, y cuya única solución hubiera pasado por realizar diferentes tomas, exponiendo a cada zona para luego juntarlas en el post procesado.

    Los terminales por su parte hacen esto en el mismo instante que toman la foto, y luego juegan con el procesado de la imagen para devolver el ajuste más óptimo que ellos consideran, cada uno priorizando unos ajustes diferentes según cada fabricante.

    ¿Es entonces la cámara del iPhone 12 Pro Max peor?

    No. En absoluto. De hecho esto es una muestra de entre otras porqué podría ser de las mejores, si no la mejor. A la hora de capturar una escena como esta, el terminal debe decidir que zonas priorizar, para lograr la máxima información posible sacrificando lo mínimo.

    En este caso, el iPhone hace un gran trabajo, identificando correctamente la escena y priorizando al sujeto a fotografiar, Brownlee. De esta forma, a pesar de que la zona de la ventana y el exterior quedan sobre expuestos, la parte «importante» de la escena, el sujeto y su entorno más cercano, quedan correctamente iluminados, con información y detalle suficiente en sus texturas para dar el mejor resultado. Todo esto claro, evaluando la captura desde un punto de vista técnico y más específico.

    El propio Marques Brownlee ha declarado que no se trata de ningún test científico, y que se basa en la visión de cada usuario para votar la foto que considera más acertada, que no mejor.