Este hombre se tragó un AirPod mientras dormía

    ¡El caso de este usuario alerta sobre algunas medidas de seguridad a tener en cuenta con los AirPods!

    El tamaño de los AirPods es una de las razones que han hecho que los dispositivos sean tan populares entre los usuarios, pero también es una de las razones que hacen que estos sean tan fáciles de perder. Según se ha podido conocer recientemente, un usuario se tragó uno de los AirPods mientras dormía, dejando en evidencia el riesgo que representan los accesorios en determinadas situaciones.

    AirPods-Pro-idb
    Los AirPods de un usuario terminaron en el lugar menos esperado.

    Después de no poder localizar uno de sus AirPods, un usuario identificado como Bradford Gauthier, residente de la ciudad de Massachusetts, tuvo que recurrir a los servicios de emergencia, tras la sospecha de haberse tragado uno de los auriculares.

    El riesgo de los AirPods

    Según la historia compartida por Gauthier, después de barrer nieve durante dos horas, se puso sus AirPods y se dirigió a la cama. Por la mañana, se despertó y descubrió que faltaba uno de sus AirPods. También notó que estaba experimentando una leve molestia en el medio del pecho.

    «Volví a salir por la mañana y paqué nieve durante una hora…Cuando entré, traté de beber un vaso de agua de nuevo y no pude»

    Sin embargo, el hombre no pensó en el motivo de su malestar, hasta que algunos en su familia asomaron la posibilidad que podía tratarse de uno de sus AirPods. Para salir de dudas, Gauthier acudió hasta los servicios de emergencias donde realizaron una radiografía, que llevó a su médico a descubrir el AirPod alojado en su esófago.

    Radiografía de AirPods
    Radiografía del AirPod en el esófago del usuario.

    Después de obtener los resultados, Gauthier fue sometido a una endoscopia de emergencia para retirar el dispositivo.

    «El médico gastrointestinal dijo que es extremadamente raro que un bloqueo no sea doloroso o muy incómodo…Nunca se me ocurrió que (dormir con auriculares) pudiera ser un peligro para la seguridad. Tuve mucha suerte».

    Si bien no se trata de una situación común, la historia de este usuario tampoco representa un caso aislado. El año pasado, una niña de 7 años se tragó uno de los AirPods que había recibido como regalo de Navidad. Aunque no hubo consecuencias en su salud, el hecho encendió las alarmas sobre los riesgos de los dispositivos.