Encuentra un iPhone 11 en un lago, llevaba 6 meses y seguía funcionando

    ¡El iPhone sigue demostrando su resistencia bajo el agua!

    Cuando nuestro teléfono móvil entra en contacto con el agua por tiempo prolongado deberíamos esperar lo peor, a menos que se trate de un iPhone. En muchas ocasiones, el dispositivo con el logo de la manzana mordida ha dado pruebas de su resistencia al agua. Pero, cada vez se supera y esta vez un usuario ha compartido la historia de cómo su iPhone 11 ha resistido 6 meses en un lago.

    iPhone 11 recuperado después de 6 meses en un lago
    iPhone 11 recuperado después de 6 meses en un lago

    En un vídeo publicado en YouTube se deja ver como una pareja de buceadores, con la afición de bucear hasta el fondo de los lagos para encontrar objetos perdidos y limpiar la basura, recuperaron el iPhone 11 y contactaron a su dueño para devolverlo.

    Un iPhone 11 a salvo después de 6 meses bajo el agua

    Según la publicación de Clayton y Heather Helkenberg recuperaron el iPhone 11 en el fondo del lago Harrison en Canadá. En el vídeo Clayton Helkenberg describe las condiciones en las que encontró el dispositivo.

    «Lo llevé a casa, limpié la suciedad y simplemente se encendió, así que fue bastante sorprendente. Aparte de un micrófono roto y problemas con los altavoces, el iPhone salió en gran parte ileso de esta experiencia.”

    Después de expulsar la tarjeta SIM y colocarla en otro dispositivo para contactar al propietario original, se lo devolvieron a Fatemeh Ghodsi, residente de Vancouver. Según los informes, el iPhone se cayó durante un viaje en barco en septiembre y contenía fotos de Ghodsi justo antes de la caída.

    Ghodsi explicó que dejó caer al agua el iPhone, después de perder el equilibrio, mientras iba en el barco. En ese momento, los miembros del personal del parque le dijeron que era imposible encontrar el iPhone en el agua. Desde entonces dio por perdido el dispositivo.

    Al recibir un mensaje de texto de su número anterior, el dueño del iPhone pensó que eran amigos que le estaban haciendo una broma, pero luego se convenció de visitar Chilliwack para recuperar su teléfono inteligente.

    «Estaba en completo estado de shock, inicialmente para empezar. Era como un teléfono zombi que regresaba a mí, porque haría las paces con que se hubiera ido».

    Como pocas veces sucede, la historia ha sido documentada de principio a fin y el iPhone suma un nuevo récord de resistencia al agua.