El procesador M1X de Apple puede ser una bestia superior a un Intel i9

    ¿De verdad será el M1X tan potente como esperamos, o puede que se nos estén yendo de las manos las expectativas?

    Con las primeras noticias de la transición de Apple a los chips ARM en Mac, comenzaron a surgir muchas dudas con respecto al rendimiento que podrían alcanzar estos nuevos ordenadores. Ya habíamos visto en el pasado varios experimentos por parte de la competencia, y ninguno de ellos había salido bien. Así, teníamos motivos para dudar que Apple pudiese lograrlo.

    Nuevos Mac con chip Apple Silicon M1
    La potencia de los nuevos procesadores M1 de Apple sin duda va a ser un referente.

    No obstante, cuando el chip M1 fue presentado y se lanzaron los primeros Mac con él en su interior, estas dudas se disiparon por completo. El primer chip propio de Apple para los Mac ha resultado ser toda una sorpresa en rendimiento y eficiencia, logrando grandes resultados con mucha menos energía.

    A estas alturas, al elegir Mac la única duda que puede asaltarnos es si de verdad merece la pena lanzarse a por un modelo con chip Intel, y es que la propuesta de valor de los más recientes ordenadores hace dudar hasta a los profesionales. No obstante, este tan solo ha sido el primer paso, y Apple prepara un golpe incluso mayor.

    Para sus próximos MacBook Pro y iMac, Apple estaría preparando un chip aún más potente, pero basado en los mismos fundamentos que el chip M1. Conocido como M1X, este contaría con doce núcleos en su CPU, siendo ocho de alto rendimiento y los cuatro restantes de alta eficiencia.

    Teniendo en cuenta esto, algunos youtubers, como Luke Miani, han comenzado a intentar estimar el rendimiento del futuro chip. Todo ello tomando como base que el M1X sería un M1 supervitaminado. Y los resultados serían espectaculares, llegando a superar a chips como el i9 10900K, al menos si las estimaciones son correctas.

    También podría alcanzar a compararse con chips Xeon, o incluso con el más reciente Ryzen 9. El problema es, que quizá estamos elevando demasiado las expectativas. Sí, el chip M1 ha sido todo un bombazo, y el M1X probablemente también lo será, pero podríamos llevarnos una decepción muy grande si nos dejamos llevar.

    De momento, parece que la próxima hornada de Mac no llegaría hasta el próximo mes de junio, durante la celebración de la WWDC. Hasta entonces, seguro que vemos como más y más programas que ahora están siendo ejecutados a través de Rosetta pasan a ser nativos y a aprovechar el potencial del M1. Y eso es mucho más importante que la mera fuerza bruta.