En Apple sabían que si Steve Jobs apagaba su iPhone solo podía significaba una cosa

    Una nueva historia sobre Steve Jobs de una persona que trabajó codo con codo con él.

    Sobre Steve Jobs ya hemos contado muchísimas historias, desde los curiosos motivos por los que el iPad original no llegó al mercado con dos puertos hasta otros que desvelaron el motivo de la creación del iPhone. Y hoy te traemos una nueva historia relacionada con el iPhone de Steve Jobs.

    Steve Jobs iPhone
    Steve Jobs presentando el iPhone

    Cuando todos pensamos en Steve Jobs nos lo imaginamos como un adicto al trabajo obsesionado con los detalles, por más pequeños que parezcan, algo que nos trajo dispositivos como el iPhone y que ayudó a Apple a convertirse en la empresa más valiosa del mundo.

    Sin embargo, Jobs también necesitaba su propio tiempo, y los empleados de Apple lo sabían. Si el iPhone de Jobs estaba desconectado y el CEO no contestaba, solo podría significar una cosa.

    Jobs necesitaba su «tiempo de juego»

    La ex asistente ejecutiva de Jobs, Naz Beheshti, ha desvelado este detalle en su libro ‘Pause. Breathe. Choose.: Become the CEO of Your Well-Being’. Según cuenta, hasta el propio Steve Jobs necesitaba tomar un descanso mental, sin interrupciones por las demandas de ser CEO, y en ese caso desconectaba su iPhone.

    Cuando estos cedía, los empleados de Apple ya sabían lo que sucedía y sabían dónde se escondía: en la oficina de Jony Ive, ex jefe de diseño de Apple, donde soñaba con el futuro y jugaba con maquetas y prototipos a los que Jobs a menudo se refería como sus «juguetes».

    Jobs con Ive
    Steve Jobs con Jony Ive

    «Rápidamente descubrí cómo era el tiempo de juego para Steve Jobs, y cómo era una de las claves de su éxito como un gran innovador». Cada vez que alguien buscaba a Steve, o cuando no se le podía contactar por teléfono, solo había un lugar donde se le encontraba casi infaliblemente: en la oficina de Jony Ive, ex jefe de diseño de Apple«

    «Perdíamos la cabeza tratando de ponernos en contacto con él, tratando de llevarlo a sus reuniones. «En algún momento, teníamos que llamar a la oficina de Jony y conseguir su ayuda para arrastrar a Steve lejos de su «tiempo de juego». Su tiempo con Jony le dio el espacio y la ocasión para reír, imaginar, crear y sentir una renovada sensación de libertad«.

    Sin duda una nueva y desconocida historia de Steve Jobs bastante curiosa, similar a las que nos contaron algunos de los trabajadores de Apple hace unas pocas semanas en la popular app Clubhouse.