7 cosas que no debes compartir en Facebook o Instagram

    ¡Actualmente muchas estafas se concretan gracias a la información que, hasta sin saber, dejamos en las redes sociales¡

    Una selfie es capaz de revelar mucho más que el primer plano de un rostro, o un certificado mostrar más que un logro. Las publicaciones en las redes sociales constituyen una fuente valiosa de información para futuros delitos, que en gran medida podemos prevenir, si estamos conscientes de las cosas que no se deben compartir en Facebook, Instagram y otras plataformas.

    Mujer con un iPhone
    Las publicaciones en Facebook e Instagram revelan más información de la que parece.

    El auge de los fraudes basados en la ingeniería social ha hecho que las previsiones básicas como ocultar el nombre completo, dirección, fecha de nacimiento o correo electrónico, sean apenas el principio de una serie de todo lo que debemos evitar compartir en las redes sociales. ¿Hay tanta gente pendiente de estos detalles? La respuesta siempre es sí.

    Direcciones

    Más allá de la recomendación obvia de no publicar nuestra dirección exacta, existen muchas otras formas de compartir estos datos de forma implícita, y sin siquiera darnos cuenta.

    Cuando no somos cuidadosos, las imágenes y vídeos grabados desde nuestra casa suelen contener mucha información, como la calle, la vista fuera de la puerta de entrada o una ventana. Asimismo, Instagram y Facebook tienen una opción para compartir nuestra ubicación exacta. Si no queremos evitarlo, lo mejor es optar por una ubicación aproximada.

    Facebook
    Facebook

    Entorno de las publicaciones

    El ambiente en el que realizamos nuestras imágenes o vídeos también revela mucha información sobre nosotros. Bien sea en casa o en la oficina, un diploma podría revelar nuestros nombres, ayudar a calcular nuestra edad y revelar nuestra profesión. Un libro en nuestra biblioteca, nuestros gustos literarios o una foto familiar del número de miembros de nuestra familia.

    ¿Esta información es suficiente para que un extraño ingrese a nuestra cuenta bancaria? No directamente, pero sería suficiente para que que conversara con nosotros haciéndose pasar por un amigo o familiar. Recordemos. Ingeniería social.

    Tarjetas de vacunas y otra información médica

    Después de las consecuencias del inicio de la pandemia en 2020, es comprensible que muchas personas celebren la llegada de la vacuna contra el COVID-19 con una foto recibiendo una de las dosis.

    Tarjeta de vacunación
    Ninguna prevención está demás a la hora de compartir documentos en redes sociales.

    Sin embargo, algunos usuarios comparten certificados de vacunación u otro documento médico, que según el país, contiene nombres completos, fecha de nacimiento, dirección o información sobre el seguro social. Suficiente para gestionar un fraude de identidad, con sus terribles consecuencias.

    Planes de viajes y vacaciones

    No hay nada más tentador que compartir un viaje en las redes sociales. Desafortunadamente, existe un peligro muy real al hacerlo y está implicado en un número creciente de robos. En estas actualizaciones, se suelen compartir datos muy exactos como la duración del viaje y acompañantes, revelando cuánto tiempo la casa permanecerá sola.

    Selfie
    Selfie

    Una forma de disminuir los riesgos de hacer pública este tipo de información es compartiéndola con un grupo selecto de amigos. Al llegar a casa, podemos publicar algunas imágenes seleccionadas para compartir el viaje sin comprometer la seguridad del hogar.

    Fotos de menores

    Quienes son padres seguramente no imaginan sus redes sociales sin fotos de sus hijos. Sin embargo, se debe tener en cuenta que al publicar se asume la responsabilidad de compartir detalles de la vida de alguien más y por ello es importante cuidar la imagen que se desea compartir.

    Como todo lo que se publica en Internet, estas imágenes pueden terminar en las manos equivocadas, comprometiendo la integridad física y moral del niño.

    Rutina diaria

    Publicar los lugares que visitamos habitualmente y en los mismos horarios es una de los hábitos más frecuentes en las redes sociales. Y a la vez más peligrosos. Este tipo de publicaciones por lo general revelan el gimnasio al que vamos, el colegio al que van nuestros hijos, sitio de trabajo y muchos datos que hacen que sea fácil hacer conjeturas para personas que pudiesen seguirnos o acostarnos.

    Foto de comida en Instagram
    Instagram

    Fotos comprometedoras

    Todos tenemos alguna foto que no nos hace sentir orgullosos. Aunque parezca divertido debemos pensar dos veces antes de compartirla. El mejor filtro para decidir es preguntarnos si nos importa que nuestros amigos, familiares o incluso empleadores sepan eso de nosotros. Si bien una sola imagen no define quienes somos, no debemos olvidar que la mayoría de las veces, solo tenemos una oportunidad para dar una buena primera impresión.

    Instagram
    Instagram

    Compartir en exceso es un problema de la era digital que tiene consecuencias en el mundo real. Es por eso que examinar cuidadosamente cómo se interactúa con las redes sociales es indispensable para estar seguros al momento de alimentar nuestros perfiles sociales. Lleva más tiempo, pero vale la pena.