La Unión Europea prepara una app para llevar el DNI, el carnet...

La Unión Europea prepara una app para llevar el DNI, el carnet de conducir y realizar pagos

Lo que podría ser un futuro competidor de Apple Pay será presentado estos días.

Ya desde hace unos años, nuestros teléfonos móviles se han convertido en uno de nuestros principales métodos de pago. Lo que parecía una moda, ha acabado por ser una costumbre. Y la pandemia ha contribuido enormemente a consolidarlo. Pero no son solo las tarjetas lo que llevamos en la cartera, y aún nos queda para poder salir sin ella en el bolsillo.

Unión Europea API Apple y Google
Una app para unir todos nuestros documentos en la Unión Europea.

Aún tenemos que llevar con nosotros documentos de identificación, como el DNI, o permisos de conducir. En este último caso, por ejemplo, la DGT ya ha dado un paso adelante y lo ha integrado en una app propietaria. Pero en lo que al DNI respecta, aún no contamos con una solución. Al menos, por el momento.

La Unión Europea se encuentra en proceso de implementar grandes cambios en lo que a la gestión de la identidad de sus ciudadanos se refiere. Uno de los grandes cambios es la llegada del DNI Europeo, que de hecho será presentado hoy en España oficialmente. Pero hay mucho más, incluyendo una cartera digital impulsada por la propia UE.

Apple Pay Face ID
El DNIe, próximamente en el iPhone.

Con la misma seguridad a la que ya estamos acostumbrados con sistemas como Apple Pay, esta app permitiría identificarnos de forma segura tanto en portales gubernamentales como en servicios de terceros. También almacenaría, de forma segura, nuestros documentos de identidad. Y, de forma adicional, existe la posibilidad de que sirva como forma de pago.

El objetivo de esta plataforma, que se presentaría esta semana según Financial Times, es el de limitar el uso de nuestros datos por parte de las empresas privadas. Lo que queda por ver es la forma en que se implementaría, así como sus especificaciones. Y, sobre todo, si puede convertirse en una alternativa frente a las opciones que ofrecen las Big Tech, tan vigiladas desde la UE.