Un iPhone sin apps preinstaladas, esto pretende esta ley de EEUU

Un iPhone sin apps preinstaladas, esto pretende esta ley de EEUU

Más problemas para Apple y su forma de entender los sistemas operativos.

David Cicilline, representante demócrata del gobierno estadounidense, ha presentado una nueva ley de reforma antimonopolio que prohibiría a Apple preinstalar sus propias aplicaciones en el iPhone. El objetivo es que estas apps no tengan ventajas ante otras disponibles en las tiendas de aplicaciones.

iPhone 12 Pro
Usando el iPhone 12

Según informa Bloomberg, Cicilline pretende lanzar «una propuesta que prohíba a las plataformas tecnológicas dar una ventaja a sus propios productos sobre los de la competencia» ya que esto «significaría que Apple no puede enviar dispositivos con aplicaciones preinstaladas en su sistema operativo iOS».

«Sería igual de fácil descargar las otras cinco aplicaciones que hacen lo mismo que las de Apple para que no estén utilizando su dominio del mercado para favorecer sus propios productos y servicios«

Una ley que cambiaría por completo iOS, y Android

En caso de que estas propuestas se conviertan en una ley en Estados Unidos, Apple podría tener que cambiar por completo su sistema operativo. Cada app está escrita para guardar la privacidad de los usuarios, y eso no sucede con otro tipo de apps.

¿Te imaginas que inicias un iPhone y no puedes llamar o añadir tus contactos ya que no existen estas apps y tienes que descargarlas primero? Además, ¿de dónde las descargas? La App Store tampoco estaría instalada en el iPhone. Entendemos que esta ley también implica la llegada de tiendas de aplicaciones alternativas, que deberían descargarse vía internet, al no estar la App Store preinstalada.

iPhone 12
El iPhone 12 en mano

Esta ley por su puesto, también afectaría a Android, además de forma contundente. Para poder tener en el dispositivo la tienda de apps oficial Play Store, Google obliga a preinstalar una serie de aplicaciones. Incluso podría afectar a Amazon con su servicio Prime, que “desfavorece a algunos vendedores que confían en la plataforma de comercio electrónico”, según Cicilline.

Realmente, es una propuesta sin mucho sentido. La gran mayoría de usuarios quiere comprar dispositivos que puedan encenderse y comenzar a utilizarse. Por eso precisamente las aplicaciones preinstaladas tienen un sentido: dan funcionalidad al dispositivo nada más encenderlo.

Lo curioso es que esta idea no es nueva, en Europa también se han escuchado rumores sobre una medida parecida y en Rusia ya hay una ley similar, que obliga a preinstalar apps que tengan una alternativa rusa en la App Store.

Y no es la única norma que puede afectar a Apple, la alternativa a la App Store podría ser obligatoria en Europa muy pronto, algo que también podría obligar a la compañía de Cupertino a realizar cambios my importantes.